Incautaron armamento bélico en barrio Guayana

0
214

Comisiones de la Policía Municipal de Caroní ejecutaron un audaz procedimiento durante la madrugada de este miércoles en el sector La Bota de barrio Guayana, parroquia Unare.

Esta comunidad dejó de ser zona roja para convertirse en un verdadero “búnker” de peligrosos criminales organizados que mantienen azotadas varias zonas de Ciudad Guayana.

La comunidad no aguanta más. Dicen que transitar por las calles de La Bota, luego de las 10:00 de la noche, es un desafío a la muerte.

Según informaron, los tipos hacen alcabalas nocturnas, tienen cámaras en los postes y gariteros en las matas para monitorear la entrada y salida de los “tombos” (policías), tienen armamento de alto calibre y son liderados por un “pran”, que por temor prefirieron no develar ni su apodo.

El domingo pasado, un hombre fue liquidado y dos más resultaron heridos, en las adyacencias del referido barrio, tras ser interceptados por miembros de este dominio hamponil. Tras las denuncias de los moradores y las labores de investigación, los patrulleros de Caroní dieron paso a un procedimiento que calificaron como “un duro golpe al crimen”.

A eso de las 5:00 de la mañana, patrulleros y funcionarios de la División de Inteligencia y Estrategia Preventiva (DIEP) de la referida institución, transitaban por La Bota cuando avistaron a un sujeto en actitud sospechosa por la última calle del sector, que limita con la urbanización Ventuari. Le hicieron un llamado de alerta pero este inició una veloz huída.

PERSECUCIÓN

Los uniformados descendieron de las camionetas y fueron tras la captura del desconocido, que estaba armado no abrió fuego en contra de los oficiales, quizás porque se dio cuenta que, en números, había perdido la batalla.

Ingresó en una vivienda donde pretendía ocultarse de los comisionados pero su intención fue neutralizada. Fuentes oficiales indicaron que su intención no era solo esconderse en la vivienda sino buscar el arma que los sacaría del procedimiento: un fusil M-16.

Al parecer, no tuvo tiempo de preparar el arma para contrarrestar la acechanza policial. En cuestión de segundos y estando dentro de la vivienda, le pusieron los ganchos a José Gregorio Luzardo Jiménez, de 36 años.

Tras la aprehensión, los efectivos realizaron una exhaustiva revisión en la residencia y hallaron varios elementos que vinculan al sujeto con los hampones de La Bota. Fue incautada un arma de fuego de uso bélico, fusil M-16, calibre 5.46 x 45, marca Colt, de tres cargadores (dos con capacidad para 100 cartuchos y uno para 50).

Además, confiscaron un revolver 357 que portaba Luzardo, 40 envoltorios de presunta cocaína y 1.300 bolívares en efectivo que se estima sean de procedencia ilícita.

PRONTUARIO

José Gregorio fue llevado hasta la sede de la policía municipal en Caura, y al ser revisado en el Sistema Integrado de Información Policial (Siipol) arrojó dos registros: Porte ilícito de arma en el 2006 por la subdelegación del CICPC en Carúpano y otro por violencia física, en el año 2014 en Guayana.

El procedimiento quedó a la orden de la fiscalía cuarta y decimocuarta, según su materia, del Ministerio Público.

Fuentes ligadas al caso detallaron que se mantendrán activos atendiendo las denuncias de esta comunidad y aumentarán el trabajo de patrullaje en las zonas vulnerables que han sido claramente identificadas, tras el trabajo en conjunto de la comunidad junto a los municipales.