Incendios en Amazonía brasileña completan 16 días y despiertan solidaridad mundial

0
463

BEIJING.- Los incendios en la Amazonía brasileña completan 16 días en medio de un ambiente de asombro e incertidumbre a nivel mundial mientras organizaciones ambientalistas, celebridades, ecologistas y miles de personas en las redes sociales claman por acciones para proteger el llamado pulmón del mundo.


La emergencia trasciende las fronteras de Brasil pues los efectos de los incendios se extendieron hoy a Perú, mientras Bolivia, que también los padece, anuncia medidas para enfrentarlos.
Autoridades peruanas informaron que una “capa fina de humo” cubrió parte del cielo de la provincia de Tambopata como consecuencia de los incendios forestales en la Amazonía brasileña.
Según medios locales el gobierno regional tomó medidas de prevención como la medición de la calidad del aire y recomendó a los niños el uso de mascarillas.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció la conformación de un “Gabinete de Emergencia Ambiental para hacer frente a los incendios en la Chiquitania y el Oriente”.
En su cuenta de Twitter el gobernante añadió que se contratará un Boeing 747 para reforzar tareas de mitigación y apagado de incendios.
Los reportes indican que unas 470.000 hectáreas en siete municipios de la provincia de Santa Cruz han sido afectadas por los incendios, lo que llevó al gobierno local a declarar la situación como un desastre departamental.
La emergencia por las conflagraciones despertó la solidaridad mundial, comenzando por la de los países vecinos como es el caso de Ecuador.
Desde Quito el presidente del país, Lenín Moreno, manifestó su preocupación ofreciendo apoyo y solidaridad para atender la emergencia. También en Twitter escribió: “Los incendios que destruyen la selva amazónica de Brasil, Perú, Bolivia y el Pantanal de Paraguay, alertan al mundo entero. Ecuador ofrece a los gobiernos hermanos toda su solidaridad y ayuda para lo que requieran”.
El mundo registró con asombro cómo el lunes a eso de las tres de la tarde la ciudad de Sao Paulo, a unos 3.000 kilómetros de la Amazonía, se oscureció como consecuencia del humo proveniente de los incendios.
Las críticas contra el gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien se acusa de minimizar el problema, no se han hecho esperar.
Este miércoles, el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, fue recibido con abucheos y gritos durante el inicio de la Semana del Clima de Latinoamérica y el Caribe en la ciudad brasileña de Salvador.
Antes del inicio del evento Salles manifestó a la prensa que el gran incendio “es una situación muy preocupante, agravada por el tiempo seco, el calor. Vamos a actuar para apoyar a los gobiernos de los estados en ese combate de los incendios”.
Sin embargo, la posición del Ejecutivo brasileño de responsabilizar a las altas temperaturas y el tiempo seco por los incendios ha sido puesta en tela de juicio por varios sectores, entre ellos la ONG Instituto de Investigación Ambiental del Amazonas, IPAM, cuyos análisis demostrarían que los fuegos de este año no tienen relación con la temporada de sequía como ocurrió en 2016 sino con la tala de bosques.
Los taladores de árboles usan el fuego para despejar el suelo después de la deforestación. La directora del IPAM manifestó: “No hay fuego natural en el Amazonas. Hay personas que practican la quema, que puede empeorar y encender incendios en la estación seca”.
El gobierno de Bolsonaro recibió duras críticas en las últimas horas al insinuar que los incendios pueden ser producto de acciones criminales por parte de las ONG ambientalistas.
“Puede haber una acción criminal por parte de esas ONG para llamar la atención precisamente contra mí, contra el Gobierno de Brasil. Esta es la guerra a la que nos enfrentamos”, señaló el gobernante.
Bolsonaro también recibió críticas al desestimar las cifras del estatal Instituto Nacional de Investigaciones Especiales, INPE, según las cuales la Amazonia ha perdido 5.879 kilómetros cuadrados en los últimos 12 meses, el equivalente a un 40 por ciento más que hace un año. Además, comunicó la misma entidad, el número de incendios ha crecido en un 83 por ciento con respecto a los primeros ocho meses del año pasado.
La grave situación en la Amazonia, que según algunos representa el 20 por ciento del oxígeno para los seres humanos y alberga tres mil especies diferentes de árboles, ha despertado la solidaridad mundial en redes sociales con la etiqueta PrayForAmazonas (RezaPorAmazonas).
La iniciativa ha captado voces como la del cantante español Alejandro Sanz quien publicó en su cuenta de Twitter, “la realidad superando a la ficción. A este paso la humanidad será culpable de su extinción”.
En Instagram la actriz y modelo Cara de Levigne se sumó a las críticas que se le han hecho a la prensa mundial por no cubrir la noticia con la importancia que merece.
De Levigne posteó un par de imagenes en las que se lee: “La Amazonia ha estado en llamas por tres semanas y hasta ahora lo sé por la falta de cobertura mediática. Este es uno de los ecosistemas más importantes sobre la Tierra. Divulguen la alerta”.
La ONG Ecoagua protestó en un video porque los medios dieron más importancia al incendio de la torre de Notre Dame que a la crisis del llamado pulmón del mundo.
La organización denunció que “cuando se quemó Notre Dame se declaró una tragedia mundial y en solo día se recaudaron 218 millones de euros para reconstruirlo. Lleva 16 días quemándose el Amazonas, el pulmón del mundo, el que alberga más de 600 especies y nadie hace nada, ni los medios, ni los gobiernos.”
El exministro de Medio Ambiente de Colombia Luis G. Murillo, tuiteó que “lo que está pasando en Brasil es lamentable, la efectividad para combatir esos incendios forestales en la Amazonía ha sido nula y eso ha hecho que la situación haya llegado al nivel de gravedad que tenemos en este momento”. Xinhua