«Indignados» ponen fin al bipartidismo en España

0
72

Madrid.- La exjueza Manuela Carmena y una activista antidesahucios, Ada Colau, tomaron este sábado las riendas de Madrid y Barcelona, llevando el espíritu del movimiento «indignado» apoyado por Podemos al mando de las principales ciudades españolas.

«La gente común se merecía ganar y ésa ha sido una enorme conquista», dijo Colau, de 41 años, con la voz quebrada, después de aceptar convertirse en la primera alcaldesa de esta turística ciudad mediterránea de 1,6 millones de habitantes.

Pocas horas antes, la ex jueza Carmena, de 71 años, hacía lo mismo con el apoyo de veintinueve ediles, veinte de su lista Ahora Madrid y nueve del partido socialista, que pusieron fin a 24 años de ayuntamientos conservadores en la capital de España.

Los aplausos y los gritos de «sí, se puede», lema «indignado» por excelencia, estallaron en el consistorio madrileño, donde estaba rebosante de alegría Pablo Iglesias, el líder de Podemos, que se integró en Ahora Madrid junto al movimiento del 15M y formaciones ecologistas y de izquierda alternativa.

En las elecciones del 24 de mayo, Carmena quedó segunda tras Esperanza Aguirre, histórica dirigente del Partido Popular, pero los socialistas del PSOE la apoyaron en nombre del «cambio» en esta villa impactada por la crisis y numerosos escándalos de corrupción.

Aguirre le pidió responsabilidad y mantener las libertades que, según ella, están ahora amenazadas por el auge de la izquierda alternativa. «Somos el primer escaparate de nuestra nación», advirtió la líder conservadora.

Las primeras medidas de Carmena se dirigirán a los niños pobres, a quienes quiere garantizar dos comidas diarias, y las personas en riesgo de ser desahuciadas.

CONTRA LAS DESIGUALDADES

Colau fue investida por mayoría absoluta con 21 votos, once de su candidatura Barcelona en Común y diez de los socialistas y los independentistas de izquierdas, contra los diez obtenidos por el exalcalde Xavier Trias, nacionalista conservador.

«Estamos aquí para que nunca más haya ciudadanos de primera y de segunda, para que haya igualdad de trato para todos, sin ningún privilegio, sin ninguna excepción», advirtió la alcaldesa, líder de una lista formada por activistas y partidos izquierdistas como Podemos.