Integración con la UDO y ULA permitirá asistencia médica en zonas indígenas

0
115

Gracias a las relaciones interinstitucionales del Instituto de Salud Pública (ISP) con la Universidad de Oriente (UDO) y la Universidad de Los Andes (ULA), se estableció un acuerdo para enviar estudiantes del último año de Medicina a comunidades indígenas, según informó la directora de Red Ambulatoria, Milagros Machado.

El convenio se hizo efectivo una vez que fueron evaluadas las condiciones, necesidades y capacidad para recibir a estos estudiantes en dichas áreas, ubicadas en el municipio Gran Sabana del estado Bolívar.

A partir del 20 de julio estarán activos de la ULA dos estudiantes en Paraitepuy del Roraima, dos en Kavanayén, uno en San Francisco de Yuruaní, uno en San Ignacio de Yuruaní y, desde septiembre, tres de la UDO distribuidos en la ruta hacia Waramasen.

La doctora explicó que además se efectuó un recorrido por estas y otras localidades para determinar las necesidades y entregar tensiómetros, estetoscopios y nebulizadores.

Los ambulatorios visitados están ubicados a lo largo de la Troncal 10 desde Luepa: Kavanayén, Paraitepuy del Roraima, San Ignacio de Yuruaní, San Francisco de Yuruaní, Rápidos de Kamoirán, San Rafael de Kamoirán, San Juan de Kamoirán, Santa Cruz de Mapaurí, Uroi Uarai y Liwo Riwo.

«De acuerdo a las situaciones encontradas planteamos mejoras en los sistemas de iluminación, dotación de camas, pintura, dotación de vidrios para las ventanas, optimización en los sistemas de agua potable y asignación de talento humano, principalmente de enfermería», puntualizó Machado.

Asimismo destacó que todos los centros asistenciales cuentan con suficientes insumos médico-quirúrgicos, ya que se les está haciendo la dotación acostumbrada por parte del ISP.

Respecto a los estudiantes que ingresarán, comentó que deberán hacer un análisis de la situación de salud de la comunidad donde se desempeñen y llevar un registro epidemiológico.

LOGRO IMPORTANTE

Manifestó la importancia de tal logro entre instituciones, ya que de esta manera los pueblos indígenas tendrán garantizada la asistencia y, por su parte, los estudiantes podrán poner en práctica sus conocimientos, así como aprender a ejercer de la mano con la comunidad y tener la oportunidad de unificar la medicina occidental con la tradicional.