Invadieron terreno cerca del Club Ítalo Venezolano

0
197

Por necesidad a tener una vivienda digna, 500 familias de diferentes sectores de la región, decidieron tomar ilegalmente desde hace siete días, una extensión de 1500 metros de terreno abandonado, adyacente al Centro Ítalo Venezolano de Guayana (CIVG), en Puerto Ordaz.


Con pala, machete, rastrillo, yesquero y cepillo, decidieron desmalezar y limpiar cada una de las áreas donde se prevé que serán construidos alrededor de 100 hogares. Roberto Martínez, vocero, afirmó que «la mayoría de la población, son jóvenes de 18 años en adelante, que tienen una familia realizada y están buscando un lugar cómodo para vivir».

Aunque al sitio no se ha acercado ninguna unidad policial con orden de desalojo, vecinos aledaños de las comunidades Mini Fincas y Toro Muerto, narraron que el terreno pertenece a un ciudadano de origen Iraquí.

«CERO RANCHOS»
Martínez recalcó que por el hecho de haber invadido, no significa que construirán algunas viviendas de láminas porque la zona está «urbanizada». De llegar a entregarse la extensión, empezarán «a levantar estructuras con cabillas, para encofrarlas y vaciarla».

«Queremos formar parte de la comunidad porque todos tenemos el derecho de tener una vivienda; de acuerdo a lo establecido en la Constitución», recalcó Jhonny Fuentes. De la misma manera, reiteró la solicitud al presidente del Instituto de Vivienda, Obras y Servicios de la Gobernación del estado Bolívar, Héctor Luis Jiménez y al alcalde encargado del municipio Caroní; Heriberto Aguilera, para que en conjunto con los futuros habitantes, puedan realizar una mesa de reunión con el objetivo de activar algunos proyectos en pro de su beneficio.

Afectados declararon que anteriormente el terreno era utilizado por «malhechores de la zona» para cometer diferentes fechorías delictivas. El desmantelamiento de vehículos, era el más conocido.

VECINOS EN CONTRA
José Hernández, residente del sector Toro Muerto, refutó este tipo de «invasiones» porque el terreno está destino para la construcción de áreas educativas, culturales y centro recreacionales. «Queremos que se le dé un uso digno a las parcelas, porque con el hampa que existe actualmente, basta y sobra».