Inversionistas deben acompañar nuevo modelo económico

0
129

Caracas.– El vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, llamó a inversionistas nacionales y extranjeros a vislumbrar los acuerdos e inversiones en concreto para profundizar un nuevo modelo económico productivo en el país que tiene como meta el Socialismo Bolivariano, satisfacer las necesidades del pueblo y producir para generar excedentes para la exportación.

Así lo refirió este lunes durante el acto de inauguración del Seminario Internacional Zonas Especiales y Desarrollo Estratégico, que se realiza en la sede de Pdvsa en La Campiña, en Caracas.

Recalcó que este nuevo modelo productivo incluye desde la economía pública estatal, la privada, la social y comunal, así como fórmulas de combinación entre estos factores de producción.

«El desafío en conjunto es entre empresas privadas nacionales e internacionales, empresas públicas de otros países y venezolanas que quieren invertir aquí, empresas conjuntas, empresas mixtas que quieren potenciar siempre, considerando el cumplimiento del Plan de la Patria para profundizar este modelo», indicó.

Insistió en que el Estado venezolano va a desarrollar estratégicamente una serie de zonas económicas especiales, los distritos motores y las zonas de conocimiento productivo «para la construcción del sistema socialista productivo que incorpora a la empresa privada venezolana que quiera desarrollar y respetar de verdad las instituciones, al pueblo y a los trabajadores».

El vicepresidente Arreaza también hizo referencia a la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez, la reserva de petróleo más grande del planeta, donde inversionistas extranjeros han invertido en la conformación de empresas mixtas junto al estado venezolano, a través de Pdvsa, «a lo que llamados es a profundizar el desarrollo de esa zona económica especial que cuenta con una legislación (especial), con unas facilidades, con unos estímulos».

Recordó que antes de la llegada al poder del comandante Hugo Chávez, la administración anterior subestimó intencionalmente el valor de esa reserva al norte del Orinoco, «se hablaba de la faja bituminosa del Orinoco, porque aquellos gobiernos se negaron a reconocer ante el mundo la potencialidad real, y se había comenzado a desarrollar lo que llamaron la orimulsión».