De tres tiros asesinaron a taxista frente a Residencias Karuay

0
180

Un padre de familia fue ultimado durante la noche del miércoles, tras recibir tres tiros certeros que le segaron la vida. Dos hipótesis se han generado en torno al suceso.

Presuntamente, Norbins Anthony Guzmán Hernández, de 34 años, quien era taxista, estaba recorriendo las calles del sur de Alta Vista en busca de posibles clientes, cuando dos sujetos desconocidos le hicieron señas solicitándole el servicio.


Familiares de Norbins, quien cariñosamente era apodado por sus amigos y allegados como “Pipo”, contaron que los individuos que lo abordaron habían asaltado a un policía minutos antes de subirse al vehículo Spark amarillo de la víctima. Al parecer, una patrulla venía persiguiéndolos y el ahora occiso no se percató de la irregularidad.
Fuentes ligadas a la víctima presumen que se suscitó un enfrentamiento entre los uniformados y los vándalos, que iban a bordo del carro de Pipo, y en el intercambio de fuego, tres proyectiles hirieron mortalmente a Norbins.

Los familiares de la víctima expusieron su versión reseñando que estaban esperando el resultado del examen forense; mismo, que confirmaría la hipótesis que, según ellos, se mencionó en la investigación: los proyectiles que penetraron la humanidad de Pipo fueron disparados por los uniformados.

ÓPTICA POLICIAL
Efectivos de la Policía del Estado Bolívar (PEB) adscritos al Centro de Coordinación Policial (CCP) Los Olivos, fueron los encargados de custodiar el lugar del crimen, tras el alboroto que desató las detonaciones.

Versiones policiales desmienten la versión expuesta por los familiares de la víctima; pues según testigos del hecho, Pipo llegó en compañía de los dos sujetos y se estacionó paralelo a un negocio de comida rápida, ubicado frente a Residencias Karuay.

Pasadas las 8:30 de la noche del miércoles, se suscitó una acalorada discusión entre el taxista y los presuntos asesinos. Luego de un intercambio brusco de palabras, uno de los delincuentes sacó un arma de fuego, le propinó tres tiros y huyó junto a su compañero en el vehículo de Norbins.
Por tanto, fuentes oficiales descartaron la presunta persecución policial y basaron sus declaraciones conforme a los detalles dados por vecinos del sector y clientes que estaban comiendo en los negocios de comida que bordean el centro comercial La Churuata.

EL DECESO
Pipo fue auxiliado por testigos del suceso, quienes lo trasladaron hasta la emergencia del Hospital de Clínicas Caroní, donde falleció a los breves minutos luego de su ingreso. Los proyectiles que penetraron su intercostal izquierdo fueron inminentes.
Era la 1:00 de la madrugada de este jueves cuando la esposa de Norbins, preocupada al ver que no llegaba su pareja, llamó a Emergencias 171 para corroborar su infortunada sospecha. La referida institución le confirmó el hallazgo del vehículo y el registro del asesinato del chofer: su esposo.