Joseph Blatter ¿Es invulnerable?

0
117

Joseph Blatter encarnó durante 17 años casi en solitario todo lo que significa la todopoderosa FIFA, superando infinidad de crisis y acusaciones con su metáfora habitual de «capitán de barco que no abandona en mitad de la tormenta», pero el escándalo de corrupción que sacude la organización ya le costó su puesto y complica ahora su futuro judicial.

Anunció ya que abandonará la presidencia el 26 de febrero de 2016, cuando se elija a su sucesor, aunque ahora queda saber si su camino judicial no fuerza a cambiar los planes previstos.

 

El conocido como «FIFAGate», el escándalo que estalló el 27 de mayo con la detención de siete dirigentes del fútbol en Zúrich, ya motivó que el 2 de junio, cuatro días después de ser reelegido, anunciara públicamente su marcha, que hará efectiva en febrero, cuando se elija a su sucesor.

 

Desde su llegada a la cabeza de la instancia suprema del fútbol en 1998, Blatter se ha acostumbrado a un tratamiento digno de un jefe de Estado en sus frecuentes viajes y parecía insumergible ante los ataques, pero su situación ha cambiado radicalmente en los últimos meses.

 

SE DESMORONA «EL SISTEMA»
El «sistema Blatter» se desmorona y la pasada semana ya fue apartado de la secretaría general su número 2, Jérôme Valcke, sospechoso de participar en la reventa de entradas del Mundial-2014.

 

Ahora la acusación judicial amenaza con poner en serios apuros al hombre que dio un impulso a la FIFA como máquina de hacer dinero gracias al Mundial y como entidad que puede presumir de tener más miembros que la ONU (209 contra 193).

 

PRIMER ESCÁNDALO
Nadie impidió SU reelección en 2007, donde fue candidato único, pero hace cuatro años, en el 61 Congreso en 2011, la corrupción fue tema de pasillos y debates antes de la reelección del suizo.

 

El que iba a ser su rival, el catarí Mohammed Bin Hamman, se vio forzado a retirarse unos días antes de la votación, después de un caso de corrupción por pago de sobornos. Blatter concurrió en solitario a las elecciones y se autoproclamó «capitán en la tormenta».

 

«¿Crisis? ¿Qué crisis?», dijo entonces, en una de sus frases más recordadas, que bien podría haber repetido la pasada semana, donde la corrupción volvió a marcar el desarrollo del Congreso de la FIFA, que reeligió a Blatter pese a la crisis y los ataques mediáticos de los días previos.

 

Posible presidencia interina
El camerunés Issa Hayatou, patrón del fútbol africano desde 1988, sería el sucesor de Joseph Blatter si este último no pudiera llegar por problemas judiciales hasta el Congreso de febrero de 2016 y fuera necesaria una presidencia interina.