La anarquía se generaliza en Tumeremo

0
64

Tumeremo requiere con la urgencia que el caso amerita, la aplicación de una política que abarque con exactitud el contexto real de ese principio lógico denominado «progreso».

Las inclemencias inexorables, es el resultado nefasto de no interpretar el sentimiento de los que habitan en este pueblo. Produce estupor que siendo el Tumeremo uno de los pueblos del Sur del Estado Bolívar, en cuyas extrañas alberga la mayor riquezas auríferas hasta ahora conocida, su economía sufra los embate de un estancamiento que asfixia al pueblo en general, cuyos resultados son nefastos en todo su contexto.

No se justifica que a estas alturas Tumeremo, permanezca totalmente mutilado y estrangulado económicamente, esa visión de pueblo futurista se disipa lentamente, a tales efectos se requiere la implementación de políticas responsables que coadyuven a Tumeremo, a salir de ese estancamiento de atraso que lamentablemente sufre un pueblo que aspiraba al mejor entendimiento en cuanto a un verdadero progreso sustentable.

Pareciera que el entreguismo político-social, no es más que una nefasta falacia incontrolable donde la inconsecuencia representa un valor impúdico, con retraso de cien años luz. La envolvente caricatura de la desidia es el producto de que cada quien manda en lo suyo, la realidad está a la vista y no requiere de anteojos.

Tumeremo y su urbanismo actual
Hablemos de ese fenómeno contra natura llamado «urbanismo» donde ese maltrecho concepto ha sido desvirtuado totalmente, convirtiendo a Tumeremo, en un llamativo campamento minero. El pueblo en términos generales ha sufrido una metamorfosis aguda, el diseño o bien la planificación ha sido tergiversada en todos sus ángulos, imprimiéndole esa característica de pueblo que se niega aceptar el «progreso».

La complejidad de Tumeremo es fuente de esa consecuencia improvisada del urbanismo, el mismo puede enfocarse desde diferentes aspectos, la forma y disposición del pueblo, derivada de la dinámica de sus diferentes actividades económicas, políticas, culturales, sociales, y ambientales.

EN OTRO ORDEN DE IDEAS

actúa en diversos planos, el diseño, la planificación, la gestión, la dimensión jurídica, cuya importancia en la determinación de bienes comunales, públicos y privados es fundamental, para que el Municipio avance y logre su estamento firme en cuanto a su desarrollo.

Cabe señalar que todo plan urbanístico está sometido a un marco legal específico. Pero el plan urbanístico va más allá porque contempla otros aspectos como los elementos políticos, que definen un proyecto de ciudad.

El urbanismo no sólo se ocupa de la planificación de las ciudades, sino del territorio en general. Es sinónimo de planificación y ordenación, y por tanto encontramos suelos urbanos, suelos urbanizables y suelos no urbanizables.

Para tener una idea más exacta de la importancia de Urbanismo, es imprescindible aplicar un nuevo orden que este enmarcado dentro de esa concepción para lograr que Tumeremo, de un vuelco total en cuanto a mantener un lineamiento que corresponde como toda Ciudad, que busca consolidar su posición en busca de nuevos horizonte que sirva para orientar su planificación sostenibles, que incluyan energías renovables, y estén orientadas a preservar el medio ambiente.

Como podemos ver en la conformación de la palabra, el Urbanismo centra sus estudios en los temas referidos a la urbe, las ciudades. Éste estudia esa complejidad de toda la ciudad, indudablemente sumando las distintas partes que la componen, en otras palabras, es una suma de variados estudios para alcanzar una concepción global, lo que se conoce como una perspectiva «holística».

En diferentes ocasiones hemos reseñado, que es necesario implementar un mecanismo para que Tumeremo, adopte un nuevo esquema en cuanto a su actual urbanismo, de lo contrario continuará avanzando como «el cangrejo».

CALLES SON UN CRUCIGRAMA
Las calles del poblado se pueden comparar como un «crucigrama» que requiere de un buen tiempo para rellenar todo ese espacio y lograr que el tráfico vehicular no sea tormentos y peligroso, la falta de un adecuado rayado que identifique el desplazamiento de cada conductor, es una necesidad urgente.

Cuantos accidentes se producen a diario, los cuales no son debidamente reportados ante la autoridad competente, amén del estado paupérrimo en que se encuentran la mayor parte de las diferentes calles y avenidas de la población, cuyos adornos son solemnes huecos que imposibilitan el buen desenvolvimiento de vehículos y motos.

El viandante es otra víctima, producto de esos vaivenes del destino, ya que para cruzar una calle tienen que valerse de muchas acrobacias y lograr su destino, de lo contrario «si pela el carril, lo agarra pompa fúnebre», y reclamo al cielo.
rafael.velázquez.a@gmail.com