La copa se quedó en casa

0
44

Chile entró en la historia este sábado al ganar por primera vez la Copa América y en su casa en una dramática tanda de penales frente a la Argentina de Lionel Messi, que perdió su segunda final en menos de un año, tras el subcampeonato en el Mundial-2014.

Alexis Sánchez desató la locura en el estadio Nacional de Santiago y en todo Chile al anotar el cuarto penal de la serie en la que el anfitrión se impuso 4-1, luego de 120 minutos de juego de infarto con Chile imponiendo su vértigo y Argentina intentando jugar más al toque, pero ambos con el arco rival en la mira.

Los sonidos de las vuvuzelas ensordecieron las calles de Santiago, que hasta ese momento parecía una ciudad fantasma, con miles de personas ataviadas con su casaca roja y banderas atadas al cuello que se dirigían a la céntrica Plaza Italia, escenario de las celebraciones deportivas en el país sudamericano.

El astro argentino Messi, atenazado durante todo el partido por un vallado de defensores rojos, volvió a fallar en una instancia decisiva, sin mostrar el temple y la decisión necesaria para ponerse el equipo al hombro.

Argentina lleva 22 años sin títulos y demasiadas frustraciones: perdió las tres finales de la Copa América (2004, 2007 y 2015) que disputó, sumada a la decepción mayor, la del Mundial de Brasil-2014.

El conjunto anfitrión fue el que mejor fútbol jugó a lo largo del torneo y se corona como justo ganador, sin atenuantes, luego de casi 100 años de frustraciones.