La escasez inducida

0
94

La magnitud de los decomisos en las operaciones anticontrabando y antiacaparamiento, más lo que venden los buhoneros y el comercio formal, lo que sale hacia Colombia, el Caribe y los intercambios en alta mar, demuestran que el abastecimiento es suficiente para cubrir el consumo.
El presidente Maduro, en mitin realizado el 23 de enero al referirse a la guerra económica, adquirió un solemne compromiso: apoyándose en el poder del Estado y del pueblo organizado: tomará medidas definitivas para castigar a los que se están enriqueciendo cometiendo crímenes contra la población, sin duda malversando los dólares de la renta petrolera.
La guerra económica, mediática y psicológica trata de demoler moral y psicológicamente a la población, particularmente al pueblo chavista para que no tenga la fuerza de cuando derrotó el golpe de abril de 2002 y el posterior paro petrolero, pues las colas han dislocado la vida cotidiana de la gente. Circunstancia que es aprovechada para verter en las colas el veneno de la desesperanza.
El Presidente va a honrar ese compromiso y tendrá a su lado lo mejor de Venezuela. Con el respaldo de los funcionarios públicos y de las organizaciones populares realizando una sólida contraloría social, alianza fundada en el art. 5 constitucional, que establece que la soberanía reside en el pueblo y es indelegable.
Los altos funcionarios deben acompañar al presidente Maduro, quien se esfuerza en cumplir orientaciones esenciales que trazó el presidente Chávez en «Golpe de Timón». Hay que hacer nuestras las dificultades de la población compartiéndolas. Conocer de cerca esa realidad ayudará a tomar medidas para erradicarla.
La alianza mafiosa entre empresarios y buhoneros debe ser desarticulada y las redes públicas de distribución acercarse más a barrios y urbanizaciones para atender poblaciones más pequeñas y servir directamente a la clase media. Finalmente, sin revolucionar el patrón de consumo y el modelo societario no habrá soluciones de fondo.
La izquierda ganó en Grecia, avanza en España y ello puede cambiar la geopolítica mundial y la relación Norte-Sur. ¿Van a cercar a Grecia y mantenerla sin autonomía monetaria, financiera y fiscal? El neoliberalismo desató en Latinoamérica procesos de cambio. ¿Qué va a pasar en Europa? Unidos hagamos peso para que el capital se hunda en sus irresolubles conflictos, abriendo la posibilidad de construir un mundo de paz y justicia.