La gente votó

0
151

Ni el calor, ni el radiante sol detuvieron a los votantes, mucho menos a los líderes políticos que, con su «avalancha de gente» se postraron en los alrededores de los centros de votación para vigilar el proceso. Cuatro candidatos se midieron en Caroní.

El ganador: Francisco Sucre, de Voluntad Popular, quien competirá, a finales de año, en las elecciones parlamentarias contra el bloque del oficialismo por un lugar en la Asamblea Nacional.

Bolívar se dividió en tres circuitos: el uno, abarcando los municipios Heres, Sucre y Cedeño; el dos, correspondiente a Caroní; y el tres, conformado por los siete municipios del sur. Más de 700 centros nucleados se habilitaron en el estado para recibir a los electores, quienes salieron «graneaditos» a elegir a su favorito.

En doce de los veinticuatro estados de Venezuela se celebraron las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), coalición de partidos opositores que se unieron para enfrentar al gobierno actual.

Con la presencia de militares, observadores internacionales de la Unasur, representantes de los diferentes partidos políticos y algunos ciudadanos que participan activamente en estos procesos electorales; acudieron los sufragantes, debidamente inscritos en el Registro Electoral, a las mesas de votación a presionar la opción que ganó su confianza. A mediodía los centros comenzaron a llenarse.

«LA GENTE VOTÓ»

Francisco Sucre lo dijo desde temprano: «¡Me siento muy bien, la gente está votando!» y, en efecto, no se equivocó: la gente votó, y por él. El candidato de Voluntad Popular expresó que la participación esta vez fue mayor a la de elecciones primarias anteriores, «lo que es un buen indicativo».

Fustigó el cerco mediático y la falta de propaganda institucional para informar sobre los comicios, asegurando que eso influyó en la apatía de algunos ciudadanos, además de la falta de transporte público. No obstante, se mostró convencido de la «movilización masiva» que habrá en las Parlamentarias. «Seguiremos haciendo nuestro trabajo, parroquia por parroquia, para ampliar la fuerza electoral».

Por su parte, Raúl Yusef, candidato de Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo; indicó que no observó ninguna «irregularidad» en el proceso, pues las mesas se instalaron correctamente. Aseguró que se mantuvo tranquilo, esperando los resultados. «Yo actúo y trabajo como un demócrata, porque eso soy. Con las Primarias buscamos legitimar los liderazgos y recordarle a los ciudadanos lo importante que es ejercer el derecho al voto».

Henry Arias, quien llevó la batuta de Proyecto Venezuela, mantuvo su propuesta de defender las empresas básicas, recordando que «son el motor que mueve la economía de Guayana y Venezuela», por lo que votó, «seguro y confiado», agradeciendo la receptividad de quienes caminaron a su lado durante la contienda.

Iván Yáñez, el candidato que «lanzó» La Causa R, también ejerció su derecho, en horas de la mañana, defendiendo la Ley de Transparencia y acceso a la información pública que ha propuesto desde mucho antes de su campaña.

EN LA UNIÓN, ESTÁ LA FUERZA

Los candidatos que no obtuvieron los resultados deseados este domingo, reafirmaron su compromiso con la MUD. Desde sus comandos de campaña, donde se reunieron con su equipo a esperar las cifras, expresaron que seguirán trabajando para salir del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

«Me uniré al trabajo del ganador, no hay excusas para no trabajar en conjunto. Aunque cada quien haya tenido su propuesta, todos debemos unirnos para cambiar el rumbo del país», señaló Yusef.

Arias y Yáñez, igualmente, harán sus aportes al planteamiento propuesto por el triunfador, pues ambos creen en la unidad como vía para solucionar los problemas que aquejan al país y les restan tranquilidad a los venezolanos.

Los líderes respetarán las decisiones del pueblo y se sumarán a los proyectos que contribuyan con la paz y el bienestar de los guayaneses.

¿A QUÉ SE DEBIÓ LA ABSTENCIÓN?

Los candidatos que protagonizaron la contienda de este domingo, 17 de mayo, auguraron, desde que andaban en campaña, una alta abstención, pues es costumbre en este tipo de elecciones. La razón responde a varios motivos: desgano, comodidad y apatía de los electores, pero, esta vez, un factor influyó significativamente: la falta de transporte público.

Fueron pocas, «poquísimas», las unidades que circularon por la ciudad, por lo que una buena parte de los ciudadanos no pudo trasladarse a los centros que, en esta oportunidad, fueron cambiados. Principalmente, quienes residen en asentamientos rurales y comunidades lejanas en la ciudad.

Los candidatos no previeron el inconveniente, sin embargo, durante el día movilizaron a sus aliados para llegar a los barrios y sectores menos favorecidos del municipio y así poder llevar a los votantes a ejercer su derecho.