La Masonería no es una religión, es una institución filantrópica

0
672

La Masonería no es una nueva moda en Venezuela, tampoco es una religión, como algunos piensan. Se trata de una institución «fraternal, iniciativa y de libres pensadores cuyo método de enseñanza es simbólico». El Gran Maestro, Juan Ubaldo Jiménez Silva, quien dirige la Gran Logia de la República de Venezuela, está de visita en el estado Bolívar y aprovechó para conocer la sede de El Diario de Guayana, en un encuentro que consideró, sirve como «ventana» para acercarse a la sociedad.

«En esta institución no imponemos ideologías políticas ni religiosas, ni de ningún tipo. Más bien pedimos respeto para el ser humano y sus convicciones. Es así como nos entendemos. Compartimos ideas, convergemos y divergimos, pero no discutimos. Sabemos que en la unidad está la sabiduría y que debemos ir a la par del proceso de transformación», aclaró Jiménez.

Asimismo, explicó que la Masonería trata de transmitir la tolerancia y reforzar los valores éticos y morales del ser humano. Agregó que los masones no se apartan de las situaciones del país, ni de las realidades de las distintas comunidades que los rodean, sino que se inmiscuyen discretamente para aportar ideas que puedan contribuir a mejorar o abrir vías de comunicación y conciliación, según sea el caso.

«Nuestro objetivo está claro y no competimos para saber quién tiene la verdad. La reflexión es para cada quien, es decir, cada uno debe sacar sus propias conclusiones y adaptarse al contexto que lo rodea. Buscamos la hermandad, perseguimos la unión familiar y mantenemos la filantropía como norte de nuestras acciones», dijo el Gran Maestro.

Su llegada a la ciudad no fue fortuita, pues este sábado, en Ciudad Bolívar, se dictará un taller para fortalecer la educación masónica en los tres grados simbólicos: aprendiz, compañero y maestro. En los salones del Colegio de Médicos se efectuará la actividad que tiene un costo de Bs 700. El mismo evento, pero con diferentes expositores, se hará este domingo en Puerto Ordaz, en el Templo Armonía.

EN VENEZUELA EXISTEN 136 LOGIAS

Desde antes de la Independencia, la Masonería venezolana viene jugando un papel fundamental en la libertad de los pensamientos. El precursor de esta institución fue Francisco de Miranda, quien destacó en Latinoamérica por sus aportes y acciones trascendentales en el progreso de las ideas humanistas. Es así como comienzan a escucharse los términos masónicos en el país.

A propósito de la conmemoración del bicentenario de la muerte de Miranda, «hecho que por lo visto olvidó el Estado venezolano», según Jiménez, la Gran Logia venezolana ha organizado un conjunto de actividades que lo llevarán a recorrer el país. Ofrendas florales, concentraciones en las plazas Miranda, actos oficiales en el Panteón Nacional, entre otras, serán parte del programa.

En las 136 logias que se ubican en todos los estados venezolanos se cumplirá el cronograma que, previo acuerdo, realizará la directiva nacional. En Bolívar existen 25 logias y se distribuyen en las distintas localidades que lo conforman, cada una con sus «venerables maestros» y su estructura.

DE ANTEMANO, LOS VALORES HUMANÍSTICOS

«El Gran Maestro debe ser el primero entre sus iguales. Para que pueda obtener esta orden, el masón debe ver en él sinceridad, integridad, conocimiento de la norma, respeto hacia sus hermanos, entrega a la institución y a su núcleo familiar», precisó Jiménez.

A su vez, para ser maestro, un hombre debe tener al menos cinco años en la orden, destacar por sus principios éticos y morales, gozar de una trayectoria «impecable» y mantener una familia estable. «La opinión de la esposa es determinante en estos casos. Si ella no tiene la mejor opinión de su pareja o no está acuerdo con las normas de la logia, puede influir drásticamente en la decisión», añadió el representante nacional de los masones.

Jiménez destacó que la Masonería es una institución «de mucho sentimiento, de mucho contacto, de verse la cara y los corazones, de conocerse» y quienes deciden «caminar» con sus normas y preceptos deben sentirse orgullosos de hacerlo.

Agradeció la oportunidad de dirigirse a la comunidad guayanesa y sus alrededores a través de este medio, pues «es parte de nuestras estrategias sociales: estar más cerca de la gente y aclarar nuestra razón de ser».

La obra social de los hermanos masones no es secreta, pero tampoco notoria. La Masonería es una institución filantrópica que está referida a la caridad. De acuerdo con el Gran Maestro Juan Ubaldo Jiménez Silva, el apoyo que dan a los desasistidos no es con elementos tangibles solamente, sino también con atención espiritual. «Nuestro aporte filantrópico es interno y externo, por eso no debe ser público».

BOLÍVAR, BELLO Y LEONI FUERON MASONES

Los grandes inspiradores y actores de la emancipación venezolana fueron masones: Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Andrés Bello, Simón Rodríguez, Antonio José de Sucre, Julián Castro, Antonio Guzmán Blanco, entre otros.

De 15 Presidentes que tuvo Venezuela en el siglo pasado, 13 pertenecieron a la Masonería. Las dictaduras que durante el presente siglo afectaron gravemente a Venezuela, ejercieron una constante perturbación de la institución, lo que explica que en el presente siglo solo figuró un Presidente de la República: el ilustre y notable venezolano, Raúl Leoni Otero.