La piratería en carreteras ha crecido por negligencia policial 

0
1280

La negligencia policial e impunidad, como consecuencia directa de la apatía del Estado venezolano ha permitido, que los asaltos y robos a vehículos de carga, livianos y buses de pasajeros, llámese “piratería de carreteras” ha ido in crecendo los últimos años, en diferentes vías suburbanas del país.

El drama trágico de una familia:

Ante esta situación el CICPC subdelegación Temblador y San Félix, de manera conjunta se abocaron a investigar el caso de piratería de carretera que vivió la familia Jaramillo Millán, en las inmediaciones del sector de Macapaima, km 38 del sureste del estado Monagas,el pasado 24 de diciembre a las 7 am.

Un día de terror y muerte:

Un día de antesala a la Navidad, se convirtió para esta familia en doce horas de intenso terror y pánico. Este grupo salió de su residencia en Puerto Ordaz con destino a la capital del estado Delta Amacuro, Tucupita, a compartir con otros familiares la celebración del advenimiento del Niño Jesús, pero los delincuentes los venían siguiendo después de pasar la planta de procesadora de pino, e interceptaron a alta velocidad y con disparos de pistolas el rústico que conducía, Julio Jaramillo, gerente de producción de CVG Bauxilum.

Con él viajaban su familia integrada por su hija Laura Millán y su esposa,Alminda Millán, quien después de una larga caminata hasta el puesto policial más cercano, los momentos de intenso terror, la falta de agua y el cansancio físico, le produjo una muerte súbita, por infarto al miocardio.

Dueños de la situación:

Los delincuentes con total control los obligaron a internarse por espacio de 12 horas en una zona selvática a orillas del Río Orinoco, en donde los sometieron a torturas psicológicas y los despojaron no solo del vehículo, sino también de todos sus documentos, regalos y comida navideña que llevaban.

Para poder salir caminando hacia la carretera nacional, según se informó, tardaron más de cinco horas.

El poco tráfico vehicular y la soledad de esa vía limítrofe con los estados Monagas y Anzoátegui, el sol abrasador de las 2 pm, la falta de agua y el severo cansancio físico hizo mella en la salud de la bionalista de 55 años, Alminda Millán de Jaramillo, quien llegó sin vida a las 5 am del 25 de diciembre a la cínica Ceciam, de la urbanización río Caura de Puerto Ordaz.

Los investigadores presumen que los delincuentes son integrantes de un grupo criminal organizado, con base en los poblados de Sotillo, Barrancos de Fajardo, del estado Monagas y Puerto Ordaz.

Hasta el momento se desconoce si la camioneta Toyota Four Runner, ha sido localizada por las autoridades policiales. Armando Gruber/ FOTO: REFERENCIAL