Las “Damas Azules” están al servicio del prójimo

0
1419

Actualmente 32 damas activas integran Acción Voluntaria de Hospitales (AVH), fundación que está al servicio de los pacientes más necesitados que acuden a las distintas áreas del Hospital Uyapar, Puerto Ordaz.


Apoyar emotivamente al paciente hospitalario u hospitalizado, es una de las labores que realizan las integrantes de Acción Voluntaria de Hospitales (AVH), una organización sin fines de lucro que recientemente arribó a sus 44 años de trayectoria en Ciudad Guayana.
Las también llamadas “Damas Azules”, están al servicio de los pacientes más necesitados. Siempre están dispuestas a ofrecer un desayuno, una oración, una palabra de aliento, un abrazo, una sonrisa, un oído para escuchar las penas o una cobija para mitigar el frío.

Ellas, realizan su labor en el Hospital Uyapar de Puerto Ordaz. Sirven de puente y aliadas para complementar el trabajo que hacen los profesionales de la salud, así lo dejó saber Natalia Ramírez, presidenta de la organización.

“Nostras ayudamos a reconciliar al paciente y a sus familiares con la vida. En el hospital se siente mucha soledad y nostras nos encargamos dar ánimo a la persona enferma. A veces con tan solo leerle cuentos a un niño o darle un abrazo a un adulto, es suficiente para calmar su dolor y/o ansiedad”, comentaron sonrientes Leida Barrera y Petra Oliveros, dos de las damas.

Isabel Grillet, tiene 80 años de edad y 34 años formando parte del voluntariado. Ella le imprime optimismo y entusiasmo a cualquier situación que se le presente, con su carisma ayuda a dibujar sonrisas en las caras de los pacientes, a quienes la tristeza muchas veces los embarga tras recibir un diagnóstico médico.

EL ROPERO COMO FUENTE DE INGRESO
Ramírez, junto a sus compañeras de misión, recibió al equipo reporteril de El Diario de Guayana en la sede de Acción Voluntaria de Hospitales, la cual está ubicada en Alta Vista, en las adyacencias del referido centro de salud.
Bienvenidas, pasen adelante, dijo Natalia. Allí estaba un grupo de las voluntarias, uniformadas con su traje de color azul, cada una realizaba una tarea distinta, mientras que otras estaban en plena faena en el hospital.
En esa pequeña y humilde casita hay al menos cuatro cuartos y una cocina. Cada habitación está identificada con una etiqueta, pero la más particular es la denominada “El Ropero”, de allí parte de todo.
En “El Ropero” hay pantalones, franelas, vestidos, sábanas, chaquetas, telas, botones y otras cosas. De esta habitación se obtienen los fondos para que las “Damas Azules” puedan colaborar con los más necesitados.
“Todo lo que llega a nuestro Ropero es por medio de donaciones, nosotras mismas nos encargamos de lavarla la ropa, arreglarla si tienen algún detalle, y luego la ponemos a la venta a precios muy accesibles para la gente de escasos recursos. El dinero recaudado lo utilizamos para comprar alimentos, medicinas o artículos personales para los pacientes del hospital. El Ropero es nuestra única fuente de ingreso”, explicó la Presidenta de la fundación.
Comentaron que debido a la situación económica del país, actualmente se les ha dificultado desarrollar su labor. Han tenido que disminuir la cantidad de desayunos que a diario hacían para los pacientes con cáncer y otras afecciones, pero pesar de las adversidades, sus ganas de ayudar a los más necesitados siguen intactas.

BINGO ESPECIAL

Informaron que están organizando un bingo posiblemente para el venidero mes de septiembre, con el objetivo de recaudar fondos; por ello aprovecharon la oportunidad para solicitar apoyo a las organizaciones públicas o privadas que deseen colaborar con electrodomésticos u otros artículos que pueden servir como premios.

“Queremos hacer un bingo, pero necesitamos varios premios para que la colectividad se entusiasme a participar. De los fondos obtenidos estimamos hacer algunos arreglos a la sede, la cual se nos está deteriorando. Necesitamos acomodar el piso que está agrietado y también el techo. Igualmente, con estos ingresos compraremos alimentos y medicamentos para nuestros pacientes”, dijo Natalia Ramírez.

En este mismo orden de ideas, las voluntarias hicieron un llamado a todos los guayaneses que tengan ropa, sábanas o toallas en buen estado, a donarla al Ropero, del cual se benefician niños, jóvenes y ancianos de bajos recursos.

Sin duda alguna, las “Damas Azules” se han convertido en pieza fundamental para contribuir con el prójimo, obteniendo como recompensa la satisfacción de proveer ayuda. Tú también puedes contribuir con esta labor integrandote al voluntariado o realizando tú aporte.

CONOCE MÁS 
-Acción Voluntaria del Hospitales (AVH) comenzó su labor en Venezuela en al año 1969.
-Annie de Sznaderman fue su fundadora en Venezuela, tras haber traído información de AVH de Estados Unidos.
-En Ciudad Guayana, la organización fue fundada el 6 de junio del año 1974, por Amparo de Rodríguez en compañía de su esposo el Dr. Sócrates Rodríguez.
-Actualmente 32 damas activas integran la fundación.
-Las “Damas Azules” cumplen con su extraordinaria labor, a través de las distintas filiales ubicadas en los hospitales de todo el país.
-Los caballeros también pueden integrarse como voluntarios. Nancy Suárez Albino
nsuarez@eldiariodeguayana.com.ve