Las trampas del humanismo

0
98

Cada vez que se efectúan operativos policiales donde resultan victimas mortales, no falta quien de inmediato, recurra al «coco» del humanismo, como si fuera tan fácil desentrañar las ambigüedades que comporta este tema. En relación al humanismo, Sastre (1980) señala, «En realidad se trata de una forma de entrar en un tema tan complejo que no sabe uno por dónde cogerlo, y por algún sitio habrá que empezar, pero tampoco es una forma cualquiera de atacar este tema concreto».

En palabras de este autor, queda sobreentendido que el término, humanismo es difícil de entender y explicar, a menos que exista interés en definirlo de acuerdo a la conveniencia de cada quien. Pero, deja claro, que antes de emitir juicios u opiniones falseadas de la realidad, lo decente sería, esperar que se establezca la realidad de los hechos de un modo correcto, a fin de que, el emisor de juicios no sea arrojado al pote de la basura. Es decir, debe asumir una posición que se considere justa.

Si se toma en cuenta, que en nuestro país, el poder lo tiene la izquierda, significa, como lo dice Sastre, que la derecha lo vive de manera insufrible y hablando mal de lo que se le antoje, aplicando el fascismo como tal. En otras palabras, cada vez que el gobierno procede a combatir el hampa en todas sus manifestaciones, la derecha a través de sus intelectuales apela al término humanismo, como una forma de llamar la atención a la opinión pública para que dirija sus reclamos hacia las instancias gubernamentales. A propósito, sostiene Sastre, que ningún intelectual puede proponer el cultivo de la mentira para oponerse a una realidad, cualquiera que sea. No puede negar que existe un enemigo contra el cual se lucha, y donde hay lucha hay violencia.

No se puede creer que cuando los organismos del Estado cumplen sus funciones, lo hacen al vacío. Pues, no. Se lucha contra un enemigo que está haciendo gran daño a la paz del país. Y, si en efecto puede existir la violencia, al respecto, el mismo autor señala que «la violencia forma una parte esencial del entramado de la vida, del entramado de la paz, ante la que los humanistas ponen los ojos en blanco». (Ignoran). Considera, además, que «es utópico pensar en una lucha sin violencia y, más aún, en la posibilidad de cambios sociales, sin lucha…».

Critica Sastre, que los intelectuales, dicen que hay que estar contra la violencia «venga de donde venga», pero, digo yo, nunca dejan oír su voz contra la violencia realmente fascista, la de los muertos de Capriles en su llamado al drenaje de la arrechera; la de Leopoldo López que produjo más de 40 muertos en «La salida». Pues, no. Ante esa sagrada violencia guardan un respetuoso silencio. Pero, si consideran violencia, cuando el gobierno trata de dar seguridad al venezolano.

Bueno, es hora de dejar la mentira a un lado. Se les podría creer a los intelectuales, cuando en verdad denuncien que hay un pueblo sufriendo los embates del hampa, y reclamen humanismo, también para él. Esto obliga a las siguientes interrogantes: ¿no son humanos los que son agredidos a diario por el hampa? ¿No tienen derechos humanos? ¿Quién dice algo al respecto? Decir que la violencia, solo procede de quien trata de ordenar las cosas, la seguridad en el país, no está bien. Hay que ver las dos realidades, si no, no deja de ser politiquería de la peor calaña. Sería lo contrarío del humanismo que pretenden predicar.

Para Sastre, «el humanismo es una instancia sospechosa en cuanto que oculta, en las democracias burguesas, un fuerte armamento y una real y aún más potencial violencia… y es una instancia también sospechosa en cuanto que invita al desarme ideológico de quienes tratan de oponerse al sistema capitalista». En Venezuela, se está tratando de realizar ese desarme ideológico a través de muchas situaciones negativas creadas por quienes desean el poder: La guerra económica con todas sus implicaciones, es una.

Citando a Sastre, el humanismo es un arma de la derecha, pero también se sospecha de la existencia de una izquierda intelectual que le sirve de guardaespaldas y que se encarga de reproducir las situaciones de violación de derechos humanos a petición del imperio.

rafaelbarreti5@gmail.com