Lavrov desmintió planes de Maduro de abandonar el país

0
600

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, calificó hoy de “mentira” la afirmación de la Administración de Estados Unidos sobre supuestos planes del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de abandonar el país durante el levantamiento opositor.

“Si enumeramos todo lo que dicen los representantes oficiales de la Administración estadounidense sobre Venezuela, se pueden hacer preguntas interminables, y a todas ellas, como regla, la respuesta diplomática será: es mentira”, declaró Lavrov en Uzbekistán, según la agencia rusa Interfax.

El canciller ruso comentó con estas palabras las declaraciones del secretario de los Estados Unidos, Mike Pompeo, de que Maduro se disponía a huir de Venezuela a Cuba.

El alto diplomático ruso señaló que Moscú y Washington acordaron mantener contactos sobre Venezuela, pero que las posiciones de ambos países son incompatibles.

“Acordamos mantener los contactos, incluyendo el diálogo sobre Venezuela, pero no veo cómo acercar posiciones. Por un lado, las nuestras, basadas en la Carta de la ONU, los principios y normas del derecho internacional; por otro lado, la de EE UU, que designa desde Washington al presidente encargado de otro país”, dijo.

El canciller subrayó: Son “posiciones incompatibles, pero estamos dispuestos a conversar”.

Al refererirse a la conversación sostenida la víspera con Pompeo, Lavrov dijo que, en su opinión, el secretario de Estado le llamó “para después decir públicamente que me había llamado y me había dicho que no me entrometiese”.

“Bueno, eso hizo”, añadió Lavrov.

El ministro afirmó que la posición de Rusia respecto a los planes de EE UU contra Venezuela “será muy simple”.

“Vamos a movilizar a un grupo de Estados que al igual que nosotros respetan la Carta de la ONU y se oponen a este tipo de acciones”, manifestó.

Lavrov indicó que se trata de algo muy simple y difícil de tergiversar, la defensa de las normas y principios básicos del derecho internacional tal y como están inscritos en la Carta de la ONU. AGENCIAS/N24