Le arrancaron la vida de dos plomazos en Ciudad Bolívar

El reloj marcaba casi las 8:00 de la noche del jueves cuando un vehículo le salió al paso a Jerry Antonio Odremán Aparicio y desde adentro, le dispararon hasta verlo caer.

0
791

El reloj marcaba casi las 8:00 de la noche del jueves cuando un vehículo le salió al paso a Jerry Antonio Odremán Aparicio y desde adentro, le dispararon hasta verlo caer.

Cicpc trabaja en las pesquisas del homicidio de Odremán Aparicio

El sonido de las detonaciones fue el alerta de que algo estaba ocurriendo en la calle San Román del barrio Antonio José de Sucre, en Ciudad Bolívar. Cuando los lugareños se asomaron, avistaron al joven de 24 años pidiendo auxilio.

 

Los pocos testigos corrieron para socorrerlo y en un carro particular lo mandaron hasta la emergencia del Complejo Hospitalario Universitario Ruiz y Páez. Pero no corrió con mucha suerte.

 

Según, nadie logró reconocer las características del carro asesino pues todos centraron su atención en ayudar al moribundo. Tal parece que eran dos tipos los que iban en la máquina de vidrios ahumados y fue desde el puesto del acompañante, donde le dispararon a Odremán.

 

La víctima se encontraba sola y se presume que fue “pichado” por alguien para que lo alcanzaran para ejecutarla, el móvil de robo fue descartado porque para el momento de la inspección tenía todas sus pertenencias.

 

Jerry intentó escapar cuando observó el acecho de sus adversarios pero las balas fueron más rápidas que él. Dos proyectiles lo alcanzaron, uno en el brazo derecho y otro en el intercostal izquierdo.

 

Cuando las comisiones de la Policía del Estado Bolívar (PEB) llegaron al sitio de la emboscada, ya Jerry Antonio había sido trasladado hasta el referido nosocomio. Donde murió a los pocos minutos de su ingreso, cuando era atendido por los médicos.

 

Despiece+++

 

Investigación

Aunque los detectives del Eje de Homicidios asumieron desde el inicio que el móvil del asesinato corresponde a una venganza, no descansarán hasta atrapar a los culpables. Según los conocidos del hoy occiso, él no era un delincuente.