Le dieron un tiro en la cabeza en plena celebración navideña

Aún celebraba la llegada de la navidad junto a vecinos y amigos, cuando un par de sujetos se bajaron de un vehículo y sin mediar palabras el dispararon. El tiro fue certero

0
850

Solo una detonación bastó para que los habitantes de la calle Miranda del sector Luis Hurtado Higuera, en San Félix, supieran que algo terrible estaba sucediendo a las afueras de sus viviendas. A penas se asomaron, vieron el cuerpo tendido sobre un charco de sangre.

El episodio violento se ejecutó a eso de las 11:00 de la mañana de este lunes en el referido sector.

Los involucrados aún celebraban con algarabía la navidad y estaban en pleno baile cuando fueron visitados por la presencia del par de tipos que trajeron la desgracia. Según algunos testigos, desde que los individuos pisaron la calle sabían que algo malo sucedería pues tenían muy mala apariencia y uno de ellos escondía tras su espalda, la pistola.

Los verdugos llegaron con sus rostros descubiertos y se fueron hasta la entrada de la residencia donde permanecía su “presa”. Todo trascendió muy rápido y para el momento que el ejecutor apuntó con el arma, no tenía muy claro a quién dispararía.

Le preguntó a su acompañante y fue quien le señaló a la víctima. Sin contemplación y antes que pudiera escabullirse, le dio un tiro en la cabeza a Isaac Rafael Marchán Salas, de 38 años. Allí quedó, en plena acera de la mencionada calle y bajo la mirada impotente de sus amigos.

Los sicarios huyeron de la escena a toda velocidad y en la esquina, a unos 80 metros de la escena del crimen, los esperaba un vehículo con características no precisadas. Subieron a la maquina y se perdieron.

Se supo extraoficialmente que los familiares llegaron al sitio con el afán de trasladarlo hasta el hospital pero no hubo nada por hacer, Marchán murió en el acto.

VENGANZA
Los sabuesos de la policía científica acudieron al sitio del asesinato para colectar las evidencias y levantar al occiso. Las averiguaciones previas estimaron que el móvil corresponde a una venganza, los enemigos llegaron al sitio con la misión clara de darle de baja tras una previa sentencia.