Liquidado sargento de la GNB en fuego cruzado con el hampa

Comisiones mixtas intervinieron varios sectores de la vía que conduce hacia El Pao para dar con la captura del grupo de criminales que le arrancó la vida al castrense

0
443

Una fémina de unos 28 años aproximadamente, se presentó desesperada en el puesto de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) La Chinita, ubicado en la parroquia Francisca Duarte, denunciando que a su esposo lo habían raptado.

El episodio no tenía mucho tiempo de haber ocurrido, por lo que los efectivos verdes decidieron afinar estrategias y accionar el plan que castraría la acción de los hampones.

Todo trascendió cerca de las 4:30 de la tarde de este miércoles, cuando la pareja fuera interceptada por un cuarteto de bandidos en las adyacencias de su vivienda, en el sector 19 de Abril.

Los tipos les salieron al paso y de una los encañonaron.

Aparentemente, aprovecharon un descuido del masculino para acecharlos y dejarlos neutralizados ante cualquier intención de escapar.

Rodearon el vehículo, un Hyundai Accent, color azul; y le exigieron a la mujer que descendiera de la máquina sin mucha bulla.

Se desconoce si la intención de los fulanos era asesinar a la víctima o someterlo meramente por un rato, pero le dieron tregua a la dama de huir sin ocasionarle algún daño físico.

La maniobra fue rápida y delante de poca gente. Los testigos no se atreverían a intervenir ante un episodio ejercido por cuatro vándalos armados “hasta los dientes”.

Los criminales tomaron el volante del carro y se llevaron al masculino con rumbo desconocido.

El occiso era nativo del estado Guárico pero hace 6 meses, fue enviado a trabajar en la entidad

Ella no perdió tiempo y con la ayuda de unos vecinos, arribó hasta el referido punto fijo de control de la GNB a pedir auxilio.

A bordo de una patrulla, cuatro efectivos y un teniente a cargo de la comisión, emprendieron el procedimiento que buscaría recuperar al hombre raptado y su carro.

Durante varios minutos estuvieron rastreando la zona hasta que dieron con el escondite de los delincuentes.

Presuntamente ya había sido anunciada la presencia militar en el sector por unos gariteros, porque cuando los castrenses lograron avistar a la cuadrilla de malandros, fueron recibidos a plomo limpio.

Una fuente militar contó que no habían descendido de la camioneta, cuando desde una zona boscosa salieron los tipos arremetiendo a tiros contra ellos.

El fuego cruzado comenzó cuando los militares tuvieran que repeler el ataque y accionar sus armas orgánicas en contra de los raptores.

Al parecer la plomamentazón que se escuchó en 19 de Abril fue intensa y duró casi media hora. Los hampones no solo querían huir de los efectivos, sino marcar que ese perímetro “era propiedad de ellos”.

La balacera cesó con el desplome de la ley y la huída de los villanos. Un sargento segundo, que tenía 6 meses prestando servicio en La Chinita, recibió un balazo en el rostro.

Sus compañeros cargaron con él y lo trasladaron hasta el hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, en San Félix, pero su condición era tan grave que necesitó ser remitido a una institución de salud privada.

Luis Armado Contreras, de 21 años, recibió un balazo en la boca con orifico de salida por la nuca.

Alcanzó a ingresar con vida a la Clínica La Esperanza, en Alta Vista, pero dejó de respirar cuando era atendido por los galenos de turno.

Despliegue

El hombre raptado resultó ileso y el vehículo fue recuperado por los militares. Se supo que desde la misma noche del miércoles, comisiones de la GNB; Cicpc; y PEB, desplegaron operativos en conjunto para atrapar a estos peligrosos hampones que pertenecen a la banda de domina el sector 19 de Abril.