Liquidan a trabajadora sexual en Las Claritas

0
729

Las cifras de feminicidios siguen causando estragos en los municipios que conforman al estado Bolívar, dejando en evidencia la inefectividad por parte de los organismos policiales en contrarrestar este tipo de actividades violentas, además del problema cultural de violencia de género.

La mañana de este domingo, el cuerpo de una mujer fue hallado sin signos vitales, aproximadamente a las 6:45 minutos, por varios transeúntes que circulaban por la Troncal 10, a 200 metros del sector El Tablín, adyacente a la población minera de Las Claritas.
Una dama que yacía a un costado de la artería vial, con un diminuto vestido y un escote unicolor, llamó la atención de los conductores, quienes pensando que estaba en estado de ebriedad, corrieron a auxiliarla.
Al adentrarse un poco más a la zona boscosa, pudieron observar cómo unas manchas de sangre esparcidas en el monte daban indicio de un presunto asesinato.
Al acercarse, pudieron visualizar más de diez perforaciones de proyectil distribuidas en diferentes partes del cuerpo que le segaron la vida de manera instantánea a Roselys del Valle Gutiérrez Millán, de 18 años de edad.

Dama de compañia
Roselys, quien en vida ejercía el oficio de trabajadora sexual en un local nocturno ubicado en Las Claritas, es la tercera mujer que muere a manos del hampa en 2015 en el estado Bolívar. De acuerdo a la información recabada, la occisa “vendía su cuerpo” a los mineros de la zona a cambio de gramas de oro u otros minerales, desde hace aproximadamente ocho meses.
Con una figura de “Miss”, la víctima aprovechaba sus atributos para seducir a los trabajadores, quienes son propietarios, en su mayoría, de extensas hectáreas. La noche del sábado transcurría normal cuando un individuo de extraña procedencia y con una vestimenta ejecutiva, solicitó su servicio aproximadamente a las 11:00.
La fémina accedió y se montó en un vehículo con características desconocidas, sin antes avisar a sus compañeras que regresaría una hora más tarde.
Iniciada la madrugada del domingo y al notar que Gutiérrez no llegaba, sus amigas decidieron contactarse. Sin embargo, los esfuerzos fueron nulos. Su teléfono celular estaba apagado.

Aviso a las autoridades
Pensando que se había quedado dormida con el cliente, decidieron seguir con la jornada y cerrar el local nocturno antes de la salida del sol. Aunque no se sabe con exactitud el motivo que llevó a su verdugo a acabar con la vida de la adolescente, funcionarios policiales del Centro de Coordinación Policial (CCP) Las Claritas, no descartan que tras el asesinato, haya una historia que contar.
Los rasgos de violencia física quedaron marcados en gran parte de sus brazos, cuello y cara. De la misma manera se presume que un mal servicio o una cuenta por pagar también hayan sido los detonantes. Allí, bajo el inclemente sol y ante la mirada atónita de los presentes, yacía la humanidad rodeada de animales rastreros y basura por doquier.
Versiones extraoficiales apuntan a que la occisa fue arrastrada malherida y ultimada en el sitio con el objetivo de despistar a las autoridades.
Pasadas las 9:00 de la mañana, los detectives adscritos al Eje Contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) acordonaron la escena del crimen para realizar el levantamiento del cadáver y recolectar las evidencias necesarias.

Crímenes pasionales
Se espera que los próximos días, el cadáver sea trasladado hasta la morgue del ente detectivesco en Ciudad Guayana con el objetivo de iniciar las averiguaciones, y dar con el paradero de los responsables.
El último crimen registrado en la región del oro, hierro y mujer, se consumó el 28 de noviembre, en el sector Minifincas, en Puerto Ordaz, cuando Geraldine Tesorero Valera, de 29 años, perdió la vida al recibir de su esposo un impacto de bala a la altura de la yugular.
Sobre el caso se conoció que Carlos Guerrero- esposo de la víctima- se encuentra privado de libertad en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), en Ciudad Bolívar. Julio Alexander Moya jmoya@eldiariodeguayana.com.ve Foto: César Flores