Lo asesinaron cuando iba a trabajar

0
106

En lo que va de julio, al menos 39 personas han perdido la vida violentamente en distintos sectores del municipio Caroní. El ajuste de cuentas sigue reinando como el móvil en estos episodios fatales.

Un nuevo hecho sangriento se registró este viernes a las 6:00 de la mañana, en el asentamiento campesino Los Clavellinos, vía El Pao. En esta oportunidad la víctima fue un joven de 18 años.

Álvaro José Parra se alistó como todos los días para ir a trabajar en una obra de construcción en San Félix. Kleiver Hernández -un compañero de faena- lo fue a buscar en su moto para ir a cumplir con la labor.

Aparentemente, en el trayecto, no muy lejos de la vivienda de Parra, fueron interceptados por varios sujetos que portaban armas de fuego.

Varias detonaciones se escucharon en la silenciada zona, tal sonido despertó la curiosidad de los vecinos, quienes salieron de sus aposentos para ver qué había sucedido.

«NO ME DEJES MORIR»

En el suelo yacía Álvaro y Hernández sangrando producto de los proyectiles que atravesaron sus cuerpos. Nadie logró visualizar a los responsables.

Según el relato de los familiares de Parra, una prima que vive en la misma calle donde ocurrió el ataque intentó auxiliarlo, hasta la llegada de un vehículo para trasladarlo a un centro asistencial. «Él le dijo a su prima que le salvara la vida… que no lo dejara morir», comentó un allegado mientras las lágrimas recorrían sus mejillas.

Ambas víctimas fueron trasladadas al Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo para recibir atención médica. Desafortunadamente, Álvaro ingresó sin signos vitales; mientras que el otro muchacho está fuera de peligro.

Frente a las instalaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), dolientes del fallecido aseguraron no tener sospechas de las causas que motivaron este suceso, pero, presumen que la muerte esté relacionada con un robo. «Álvaro tenía tres cadenas de plata y ninguna de ellas apareció», mencionaron consternados.

PRESUMEN ROBO

Al mismo tiempo descartan que el móvil haya sido por ajuste de cuentas, ya que –según ellos- el occiso era un muchacho sano y nunca tuvo problemas con nadie en esa zona.

Esperan que los sabuesos de la policía científica realicen su labor «como debe ser» y den con el paradero de los antisociales que pusieron fin al padre de un menor de cuatro años, quien ahora tendrá que crecer sin el consentimiento de una figura paterna.

Se supo que es primera vez que un integrante de esta familia es asesinado a manos del hampa. El occiso vivía junto a su madre en esa comunidad y era el cuarto de seis hermanos.

INTENTO FALLIDO

La víctima fue trasladada en un vehículo particular hasta el Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, pero a su ingreso ya su cuerpo había quedado sin signos vitales.

rgomez@eldiariodeguayana.com.ve