Lo asesinaron en pleno matiné

0
147

Los matinés se han convertido en las celebraciones más frecuentadas por los adolescentes y habitantes de los distintos sectores de Ciudad Guayana. A pesar de que estas fiestas son ilegales, las personas hacen caso omiso de las normativas sin tomar en cuenta que muchas de esas concurridas reuniones son utilizadas para que los asistentes rompan las reglas y parámetros impuestos por la autoridad.

CELEBRACIÓN TEMPRANERA

Cristian José Andarria Salazar, de 20 años de edad, vivía en la calle Camatagua del sector Brisas del Sur en San Félix, pero desde hace ya un mes decidió pasar un tiempo en casa de su abuela ubicada en el sector de Buen Retiro, pues tenía tiempo que no la visitaba. La tarde de ayer inició activa para Cristian pues en compañía de amigos y familiares decidieron reunirse para ingerir bebidas alcohólicas y pasar un sábado diferente. Con el paso de las horas los ánimos empezaron a aumentar, una situación que motivó a Cristian a buscar un poco más de diversión.

LO LLAMARON

Aproximadamente a las 11:00 pm un nutrido grupo de conocidos y amigos del sector llamaron a Cristian para avisarle que a pocos metros de donde estaba reunido con su familia se estaba llevando acabo un matiné. «Mira vamos para un matiné a una cuadras de aquí… ¿te aguantas?, comentó uno de los conocidos.

Cristian no lo pensó dos veces, se encompinchó con uno de sus amigos y se enrumbó hasta la celebración que se estaba suscitando en una casa de la calle Los pinos del sector Buen Retiro. Según testigos, había más cien jóvenes del sector en el matiné por lo que muchos se apostaron en las afueras y adyacencias de la vivienda para no quedarse sin celebrar. Uno de los amigos de Cristian le comentó que debían irse de la rumba ya que el sector estaba muy peligroso; una advertencia que el joven no acató, por lo que parte de los amigos que lo acompañaron lo dejaron solo.

CONTRA CRISTIAN

La noche continuó entre alcohol y música hasta que la presencia de dos sujetos terminó con la tranquilidad de los jóvenes. Aproximadamente a la 1:30 de la madrugada los hombres preguntaron por Cristian, pero nadie daba con el paradero de él. A los pocos minutos, los sujetos, quienes llegaron en moto, lo vieron. «Mira sal del matiné», decía en todo amenazante uno de los sujetos.

Cristian no salió, una acción que molestó a los asesinos. Sin importarles la de la gran cantidad de personas, los dos sujetos entraron al matiné, uno de ellos sacó un arma de fuego que traía en un bolso y le dio un tiro en la cabeza que lo dejó tendido en medio de la celebración. Así como llegaron se fueron inmediatamente. Un vecino que estaba presente en el matiné corrió hasta la casa de Cristian y le avisó a los familiares lo que había pasado.

«Mataron a Cristian… le dieron un tiro en la cabeza», relataba el vecino. Inmediatamente llegaron al sitio del hecho y lo trasladaron a la emergencia del hospital Guaiparo, pues a pesar del certero tiro todavía tenía signos vitales. A los pocos minutos de haber ingresado murió a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico por un impacto de bala.

TRABAJABA EN EL CAMPO

Familiares de Cristian Andarria relataron que el joven se dedicaba a trabajar en el campo de su tío ubicado en el sector de Mina Abaja en la vía El Pao de la parroquia Pozo Verde. Por el poco tiempo que tenía en la casa de la abuela, familiares comentaron que desconocen si tenía algún problema con alguien, pero según información que se rumora entre la comunidad al joven lo habían amenazado días atrás por lo que el móvil que cobra más fuerza sea el de ajuste de cuentas.