Lo ejecutaron de siete plomazos frente a la puerta de su casa

0
358

Comisiones mixtas se desplegaron la misma noche de este sábado en los recovecos del sector San José de Chirica, en San Félix, porque la revuelta que causó el homicidio, sembró terror en los lugareños.

Eran casi las 7:00 de la noche cuando la ráfaga de plomo dejó atónitos a los vecinos y familiares del hoy occiso.

Los ejecutores llegaron a bordo de unas motocicletas y fingiendo como si fueran amigos de su víctima. Nadie se imagino que estarían buscándolo para asesinarlo.

Se presentaron en la puerta de la vivienda ubicada en la calle Simón Rodríguez de la referida comunidad y lo llamaron por su nombre.

Algún familiar le aviso al masculino y al momento de salir, se topó de frente con los sicarios.

A Ángel Manuel De Abreu, de 30 años, no le dio tiempo de correr ni esconderse. Se asomó confiadamente hasta la entrada del domicilio y cuando observó que uno de los tipos relució un arma de fuego, no le quedó más que rogar clemencia.

Pero los tipos no estaban jugando a ser matones. Uno de los parrilleros apuntó y disparó sin piedad contra la humanidad de Ángel Manuel.

Siete tiros dejaron al muchacho tirado, ante la mirada de sus consanguíneos. La mayoría los recibió en la cara y uno en el intercostal derecho.

Los gatilleros no emprendieron su plan de huida hasta constatar que Ángel Manuel estaba muerto.

Aunque los familiares intentaron reanimarlo para trasladarlo hasta el hospital de la localidad, fue infructuoso. Dejó de existir en su misma casa.

Presuntamente, enemigos de Ángel ansiaban el momento oportuno para cobrarle viejas deudas. Tenía un día de haber salido de la cárcel y lo estaban esperando para sentenciarlo a plomo.

Rastreo

Más de 10 casquillos fueron colectados en la escena del crimen por los agentes del Eje de Homicidios. Iniciaron las averiguaciones correspondientes y el occiso no era un “santo”, miembros de una banda adversa le cobraron cuentas pendientes.