Lo liquidaron de dos tiros en la cara para robarle la moto

Según los dolientes, la víctima era un padre de familia que se ganaba el sustento para su familia como mototaxista. Sin embargo, la versión policial no descarta su vinculación en hechos criminales perpetrados en Villa Bahía y sus adyacencias

0
743

Un episodio sangriento se registró cerca de las 11:40 de la mañana de este lunes, en la calle Fermín Toro del sector V del barrio El Llanito, en Puerto Ordaz. Un sujeto fue cruelmente asesinado por unos tipos que lo embistieron para despojarlos de su motocicleta.

Todo sucedió muy rápido y en presencia de varios lugareños, que transitaban libremente a esa hora por el perímetro. La víctima fue emboscada por dos sujetos que se desplazaban en un vehículo de dos ruedas, quienes haciendo uso de sus armas de fuego, lo sometieron y exigieron que les entregara la moto en que se trasladaba su “presa”.

Tal parece que el hoy occiso se resistió a la solicitud de sus adversarios e intentó negociar con ellos, pero los gatilleros iban dispuestos a todo. La presunta resistencia no duró mucho tiempo pues uno de los criminales se enardeció y apuntó sin temblarle el pulso al hombre de 39 años, le dio par de plomazos en la cara y sin remordimiento, huyó de la escena.

El sonido de las detonaciones sembró terror en la comunidad. Como pudieron se resguardaron para evitar ser alcanzados por una bala perdida, además que la actitud de los sicarios les hacía entender que iban con “hambre de sangre”. Pero no trascendió a más, tras asegurarse que Hernán José García Rosales estaba muerto en plena carretera de tierra, se desaparecieron de la zona sin dejar rastro alguno.

La noticia del suceso llegó rápidamente a los familiares de Hernán. Su esposa no logró alcanzarlo a ver con vida, cuando llegó al macabro escenario ya no respiraba.

ERA MOTOTAXISTA

Hernán residía en las cercanías de donde le arrancaron la vida y trabaja en la asociación de mototaxistas que está ubicada en la segunda entrada del sector Villa Bahía, adyacente a El Llanito. Sus compañeros de labores señalaron, que lo pudo emboscar un mismo cliente.

La movida en la parada de mototaxistas es acelerada, por los general duran poco tiempo en el puesto, pasajeros van y vienen constantemente solicitándoles carreritas para diversos sectores. Las más comunes, son de moradores que se bajan en la última estación donde los deja el microbús y a partir de allí se van en mototaxi hasta sus hogares.

Según los otros muchachos que trabajan en la línea, no tenía mucho tiempo de haber partido de la parada, un cliente que nunca habían visto le solicitó un servicio y él se fue a trabajar. A los pocos minutos, se enteraron que los habían asesinado y “la moto, una Bera azul, no apareció”.

Ellos presumen que ese cliente pudo ser el señuelo que lo llevaría hasta el sitio donde estaban los asesinos, pues no es la primera vez que ocurre algo parecido, la diferencia con Hernán es que a él lo mataron. Constantemente, son víctimas de clientes falsos que los llevan a zonas alejadas y boscosas, los roban y escapan.

“El CARACAS”

Con ese apodo era conocido Hernán en Villa Bahía. Aunque la policía no pudo confirmar si tenía registros policiales, los pesquisas pudieron recoger información en la escena del crimen que señalaban al hoy occiso como un presunto azote de barrio. Por lo que no se descarta que haya una venganza tras el presunto robo de la moto.

Los dolientes defendieron la versión del hombre trabajador, pero fuentes policiales aseguraron que no era un “santo”. Al contrario, según fue señalado en varias denuncias de moradores de Villa Bahía y El Llanito, como un delincuente.