Lo mataron frente al Hotel Aladdin

0
197

Más de cinco balazos, entre cabeza y espalda, recibió la humanidad del sujeto que quedó tendido sobre una calzada de la avenida Cisneros. El crimen responde a venganza.

Una comisión de la Policía Municipal de Caroní se desplazaba a eso de las 8:00 de la mañana del martes, por las adyacencias de la avenida Cisneros, en San Félix, cuando fue alertada por unos transeúntes sobre el caso. Un hombre estaba tendido sobre la acera con múltiples impactos de bala.

Cuando los efectivos descendieron de la patrulla para auxiliar al que creían moribundo, ya no había nada por hacer. Rafael Díaz Ramos, de 25 años, estaba muerto.

El cadáver quedó tendido sobre una acera que da hacía el Hotel Aladdin. Él andaba solo pero la noticia no tardó en propagarse por la zona, hasta llegar al oído de sus dolientes.

Presuntamente, la víctima no tenía mucho tiempo de haber salido de su residencia ubicada en el sector Buen Retiro, ubicado en las adyacencias de donde lo liquidaron. Según salió con la intención de llevar un encargo hasta donde una familiar en Vista al Sol pero sus verdugos le frustraron la diligencia.

Poco antes de las 8:00 de la mañana se oyeron los tiros y la reacción de los trabajadores que transitaban la zona, fue correr para protegerse. No obstante, fueron testigos cuando dos tipos a bordo de una motocicleta se aproximaron hasta la víctima que desplazaba a pie y lo balearon.

Los pistoleros no titubearon ni llegaron con la intención de intercambiar palabras con Rafael, tras asegurarse que los tenían en la mira de pistola, le dispararon reiteradas veces y a traición.

Tal parece que Díaz Ramos cuando escuchó el sonido de la motocicleta intentó correr pero no tuvo salida, su humanidad fue alcanzada y penetrada por los proyectiles. Tras desplomarse sobre la acera, sus asesinos huyeron sin dejar rastro.

Agentes de la División Contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) arribaron hasta la escena, pasadas las 9:00 de la mañana y tras levantar el cuerpo, iniciaron las pesquisas. Más de 7 casquillos de bala 9 milímetros quedaron esparcidos alrededor del Rafael, de forma preliminar indicaron que la víctima fue mandada a matar pero serán las actuaciones de los expertos, las que determinen la verdad.

No era la primera vez

Los familiares de Rafael Díaz Ramos no dieron mayores detalles de la víctima, en medio de su dolor contaron que dejó tres pequeños en orfandad y que era el menor de 3 hermanos que quedaban, pues el mayor lo mataron a tiros hace cuatro años en el mismo sector.