Lo único

0
129

Casos muy señalados y seguidos por la prensa, van mostrando cómo el aumento en el número de asesinatos, ha ido acompañado de un recrudecimiento en la violencia y el ensañamiento. Parece que como sucede con el género de suspenso y terror, es necesario para los matones, mostrar cada vez de una manera más salvaje, hasta dónde puede llegar el odio y la miseria humana. Se muestra una intención clara de humillar, degradar, desesperar.

De los efectos más terribles que tiene este tipo de patología social, es la incapacidad para vislumbrar una salida cívica e institucional ¿Cómo luchar contra un flagelo que infecta todas las capas del tejido social? ¿Cómo superar el nivel de corrupción que genera en los sistemas de seguridad y protección ciudadana? ¿Cómo asegurar que el sistema de justicia funcione para acabar con la destructora impunidad?

Es obvio que quien escribe, no tiene la más mínima idea de cómo atacar adecuadamente este fenómeno patológico que consume las mejores fuerzas de nuestra sociedad. Sin embargo, nunca es sano plantear un problema sin proponer, aunque sea desde la osadía del ignorante, algún tipo de tratamiento o solución viable. Frente al miedo, la esperanza; frente a la depresión, acción; frente a la humillación, dignidad. Son algunas de las consignas que podríamos repetir sin cansarnos a la hora de situarnos frente al monstruo que nos paraliza.

De cara a los meses por venir, conviene tener presente a esos grandes héroes civiles que nos han precedido. Desde el comienzo mismo de nuestra historia republicana existen grandes personajes civiles que hicieron aportes a las gestas que se forjaron y que nos llevaron a la libertad. Ya en el pasado más reciente, nuestra Patria gozo de verdaderos estadistas que, dentro de sus limitaciones y errores, supieron dar sentido a un proyecto de país que aunque desdibujado, no ha desaparecido totalmente. Recordemos nuestro futuro a partir de estos grandes hombres, y seguramente recobraremos las fuerzas necesarias para cambiar el presente.

jgamez@alumni.unav.es @vidavibra