Lo vulnerable de los derechos humanos

0
433

Ya se ha vuelto una nefasta costumbre la violación de los derechos humanos.


Dos acontecimientos de reciente data que no pueden pasar desapercibidos: el caso de Alex Saab y el asesinato de un menor de 13 años y un joven de 18 años.

El primero de ellos un escandaloso secuestro, practicado por un comando norteamericano en Cabo Verde, donde se encontraba dicho ciudadano en un arresto domiciliario, violando todas las normas atinentes al derecho internacional, para extraditar a cualquier ciudadano sujeto a dicho procedimiento. Comenzando porque no existe tratado de extradición entre el gobierno de Cabo Verde y el de Estados Unidos y porque a favor del detenido existía una orden de libertad de un Tribunal Superior de la Comunidad africana, que no fue obedecida ni ejecutada por el Tribunal de Cabo Verde, en desacato a una autoridad legítima y superior. Previo a toda esta situación, el funcionario en cuestión había sido sometido a tratos crueles, privándosele de médico y medicinas, ya que padece de una enfermedad que amerita tratamientos y cuidados especiales.

Se afirma que se han violado las normas del debido proceso y que su acusación no tiene ninguna prueba cierta. La duda favorece al reo y este principio aplica perfectamente en este caso, por cuanto es fácil hacer montajes y forjar situaciones, para quienes están acostumbrados a mentir e ignorar las leyes, acuerdos y convenciones.

El imperio del norte, con tantas violaciones de derecho internacional, ha quedado al margen de la ley. Sus procederes lo descalifican y va dejando una polvareda por donde pasa, tratando de ocultar sus acciones.

El mundo civilizado se tambalea porque el terror parece imponerse y no hay quien lo detenga.

La modalidad de las guerras no convencionales están a la orden del día y hasta un fiscal que debería representar una función pública respetable, le pone precio a la cabeza de un Presidente legítimo de una nación soberana como la nuestra.

La impunidad, ya se ha hecho costumbre también y solo se enjuician y se condenan en ciertos casos, cuando conviene a los intereses que se defienden.

En el caso de los jóvenes asesinados su delito mayor no fue tanto, la comisión de algún acto delictivo menos grave, sino la situación que está ligada a la migración indeseable para el gobierno de un país vecino, intolerante, xenófobo y plagado de muchos males sociales, sin capacidad para resolver los propios, menos podría tolerar los ajenos.

Dudamos que esa tramitación de reapertura de la frontera colombo-venezolana, sea conveniente para nosotros, porque en anteriores oportunidades hemos sido perdedores y dada la actual situación de las relaciones diplomáticas entre los dos gobiernos, hay muy poco o nada que buscar.

Siempre queda la esperanza, que un remanente de pueblo pueda levantar la bandera de la paz, la justicia y la prosperidad, dentro del bolivarianismo que soñó nuestro Libertador para ambas naciones.

Señor, ten misericordia de todos nosotros en esta etapa de nuestra historia. Ata y debilita las fuerzas del mal con tu poder omnímodo. Que el espíritu de la justicia, la paz y la solidaridad nos alcance a todos. Amén.

Edilia Mata Rodulfo

Email: ediliamatarodulfo@gmail.com

Telegram: @ediliamatarodulfo