Localizan cadáver del «Bebé» en la avenida Caracas

0
219

El pasado sábado, Isnaldo David Márquez salió de su casa, ubicada en la urbanización Doña Bárbara en San Félix, para una fiesta en Campo Rojo. Sus padres, conscientes de la inseguridad en la ciudad, estuvieron pendientes toda la noche y al día siguiente, al ver que no aparecía, colocaron la denuncia en el Cicpc.

A esta preocupación se sumó su tía, quien desde el domingo empezó a buscarlo por varios lugares. Sin embargo, el joven de 20 años de edad no aparecía. «Nosotros lo llamamos varias veces pero el teléfono no repicaba. Algo nos decía que le había pasado algo malo, porque él nunca se había desaparecido de esa forma», expresaron los familiares.

Mientras la tía lo buscaba hasta por «debajo de las piedras», sus amigos también denunciaron la situación ante las instancias policiales. «Nosotros ya íbamos a alquilar una lancha para buscarlo en el río. Recorrimos prácticamente toda la ciudad en busca de su paradero, pero nadie sabía dónde estaba».

Aunque ningún familiar se resigna a perder a un ser querido, la familia de Márquez estaba preparada para lo peor, pues ya habían transcurrido más de tres días, e Isnaldo no aparecía. Sus amigos sabían que algo malo había sucedido el sábado, pues su desaparición no era normal. «Estábamos preparados para lo peor. Sin embargo, nunca esperamos encontrarlo de esa manera».

Ayer, en horas de la mañana, en medio de la búsqueda, uno de sus amigos lo encontró en la avenida Caracas, cerca del Club Caronoco. El cuerpo de Márquez estaba descompuesto, el olor era insostenible y los orificios en la cabeza indicaban que había sido asesinado.

RELATOS

A pesar que no hay precisión en torno al crimen, hay dos versiones sobre la forma cómo fue asesinado el joven. De acuerdo a los testigos, Márquez disfrutaba de la fiesta en Campo Rojo cuando dos sujetos, a bordo de un carro, llegaron a la casa y sin mediar palabras le dispararon en la cabeza. Los invitados, entre gritos de horror, se alejaron del cuerpo de Márquez, quien cayó encima de una silla.

«Cayó e inmediatamente murió; nunca supimos quiénes eran ni de dónde venían. Solo sabemos que se bajaron de un carro y le dispararon. No sé qué hicieron con el cuerpo porque todos los que estaban en la fiesta salieron corriendo y el cuerpo nunca se vio. No le notificamos a los familiares porque no lo conocíamos», expresó uno de los testigos quien decidió resguardar su identidad.

Aunque la duda quedó sembrada en los familiares y amigos, se presume que los malhechores, para tratar de limpiar la escena del crimen, se lo llevaron hasta la avenida Caracas y lo lanzaron en el monte.

«UN JOVEN TRANQUILO»

Los familiares aseguran que Márquez era un joven de su casa y nunca tuvo problemas con nadie. «Por eso, nosotros empezamos a buscarlo ya que nunca se había desaparecido de esa manera; pensamos que algo malo le había sucedido. Ya este es nuestro segundo familiar asesinado en menos de tres años».

No obstante, vecinos del sector Doña Bárbara aseveran que el joven estaba en malos pasos, pues en varias ocasiones lo habían visto con un grupo de maleantes rondando el urbanismo. «Él no era una santa paloma; siempre lo vimos con grupos extraños en el sector. A su hermano lo mataron en la cancha de Doña Bárbara porque también andaba en malos pasos».

«TRABAJADOR Y HOGAREÑO»
Miembros de la familia de Isnaldo David Márquez dijeron que era un joven honrado y de buenas costumbres. Se dedicaba a vender pinchos en Alta Vista, no tenía hijos y era el mayor de tres hermanos.