Los estrenos se quedaron en el pasado

0
135

Ciudad Guayana es considerada una de las ciudades más caras del país. Para sus habitantes el hecho de tener la mayor riqueza en empresas básicas, significa un duro golpe para su bolsillo.

El actual sueldo mínimo de los venezolanos no cubre la inflación, eso no es un secreto para nadie. Hasta la fecha, más del 70% de los ciudadanos aún no compra sus estrenos navideños.
Guayaneses aseguran tener que “sobrevivir” para llevar un plato de comida a su mesa, por lo que comprar estrenos para esta época se escapa de sus manos.

Muchas personas están tomando la alternativa de tener un estreno, pero con ropa usada en buen estado. A todas estas no se sabe si lo hacen por el solo hecho de estrenar y aparentar ante la sociedad lo glamuroso que puede ser, aun cuando se está usando ropa de segunda mano; o simplemente porque tener prendas nuevas en diciembre es una necesidad.
Buhoneros y dueños de tiendas en la ciudad son quienes pagan las consecuencias de vivir una inflación tan elevada y que el ciudadano no pueda costear la cantidad de dinero que necesita para comprar un pantalón que sobre pasa los 10 mil bolívares.

DESVENTAJA
Ciudadanos señalan que hay dos factores que los desmotiva invertir en ropa nueva: no hay variedad y el costo es muy elevado. María Rodríguez cuenta que camina todo un día por las tiendas y no halla lo que busca. “Solo he paseado, no puedo comprar nada porque con lo que gano tengo que ahorrar cinco sueldos mínimos para medio comprar una blusa”.
Las fiscalizaciones tampoco han ayudado. “Esta tienda recibió la supervisión de la Superintendencia de Precios Justos (Sundde) hace pocos días, ya tenemos un descuesto en la mercancía de un 10%”, afirmó Yanitza Vegas, encargada de la tienda Kioto, en el centro comercial Trebol II.
“Hay personas que se quejan de los precios, pero ya no es nuestra culpa, no podemos descontar más en la mercancía porque eso sería pérdida para la empresa”, expresó Vegas.

ALTERNATIVA
Nilson Salazar, encargado en una tienda de rropa para caballeros, afirma que sus artículos tienen el descuesto establecido por la Sundde, pero las ventas no han sido favorables; cree que las personas estén optando por comprar ropa de segunda mano antes que elegir una camisa de marca Hardy, cuyo valor se ubica en 17 mil bolívares.

La odisea
No todas las tiendas han recibido la supervisión de Sundde. Muchos empresarios optaron por disminuir el costo de la mercancía, desde el pasado noviembre, ya que el Ejecutivo anunció un ajuste de precios en las tiendas del país, no obstante, hasta la fecha son contados los que han sido fiscalizados. Para elegir qué estrenar hay que sacar bien las cuentas, realizar un previo estudio en el mercado puede ayudarte a no salir con las manos en la cabeza.

 

Luisángela Delgado
Foto: Samuel Muñoz