Los milagros de Nepal

0
110

Katmandú.- Los socorristas rescataron vivo este jueves a un adolescente de 15 años y a una mujer de entre los escombros de Katmandú, cinco días después del terremoto en Nepal, en el que murieron más de 6 mil personas.

El rescate de Pemba Tamang, quien sobrevivió bebiendo mantequilla clarificada («ghee»), fue recibido entre aplausos por la multitud reunida ante los escombros del hostal Hilton Guesthouse, donde el chico trabajaba y quedó apresado. «No creía que fuera a salir vivo».

Ambos descubrimientos supusieron un rayo de esperanza en el sombrío panorama en Nepal, donde los socorristas aún no han logrado llegar a numerosas localidades afectadas por el terremoto del pasado sábado.

ESTABA DESAYUNANDO

Desde el hospital de campaña en el que se encuentra en observación, el joven contó que estaba desayunando cerca de la recepción de la casa de huéspedes, cuando el suelo empezó a temblar. «Intenté correr, pero algo me dio en la cabeza y perdí la conciencia durante no sé cuánto tiempo», afirmó.

«Cuando desperté, estaba atrapado entre los escombros y todo estaba negro. Oí otras voces gritar pidiendo ayuda alrededor de mí y me sentí impotente», explicó.

Una portavoz de la organización israelí de salvamento se mostraba asombrada: «Ha pasado 120 horas bajo los escombros. Nosotros no habíamos oído hablar jamás de nadie que hubiera sobrevivido tanto tiempo», dijo Libby Weiss, considerándolo «un milagro».

La mujer, por su parte, fue localizada gracias a un sistema de escucha de los equipos de salvamento franceses, que detectaron su respiración bajo los escombros. Estaba indemne.

HAY ESPERANZA

Ambos casos han alentado a los socorristas a seguir trabajando para rescatar a supervivientes a pesar de las condiciones extremas y las réplicas.

Aunque gran parte de la población de la capital de Nepal sigue viviendo al raso y alerta, ayer se vieron los primeros signos de un regreso a la normalidad, con la apertura de algunos comercios y la reaparición de los vendedores de frutas y verduras callejeros en la plaza Durbar en ruinas.