Los requisitos de la “patria” para comprar baterías

0
100

Ante la imponente realidad que se vive en Venezuela en cuanto a la escasez de los productos de primera necesidad, como los alimentos, se incorporan las baterías y repuestos de vehículos.


Para nadie es un secreto que este «sobrevivir económico» deja a más de uno preocupado, pensativo y hasta creativo, en pensar cómo conseguir los productos sin pagar un alto costo para obtenerlo. Inevitablemente los bolsillos de los venezolanos han sido golpeados fuertemente por este «huracán económico».

En el país se vislumbra una nueva modalidad para salir «airoso» del «fenómeno» que se ha impuesto en Venezuela, los llamados «bachaqueros», quienes consiguen fácilmente los productos escasos.

Ciudad Guayana aun cuando es una entidad meramente industrial, no se escapa a la crisis económica y la escasez reinante en nuestro país. Los guayaneses hacen lo que sea para sobrevivir a la crisis económica y buscan las alternativas más viables para comprar los productos a un precio razonable y acorde al salario que devengan.

 

La batería: un privilegio automotriz
A la cantidad de productos escasos en Venezuela se incorpora desde hace más de un año la batería, una fuente de electricidad indispensable para que el vehículo funcione.

Sin embargo, en la mayoría de los establecimientos de la marca Duncan, a excepciones de algunos, no las hay. ¿Alternativas? existen en pequeñas opciones, como por ejemplo comprarlas en estos establecimientos a precios regulados. Sin embargo, los ciudadanos deben pasar por varios procesos altamente riesgosos para finalmente tenerlas.

 

Las condiciones
Los venezolanos que deseen adquirirlas, deben pasar por riesgos altamente costosos para ahorrar un costo abismal en comparación a los precios de los bachaqueros.

Lo primero y principal es tener en cuenta y ser conscientes que deben pasar por momentos muy «críticos». Los conductores que estén interesados en este proceso, deberán seguir estos pasos:
1. Una persona que quiera comprar una batería a precio regulado debe considerar que tiene que hacer la cola por más de 12 horas y estar expuesta a que la roben, pues la mayoría de los sitios donde las venden, los oficiales de seguridad «brillan por su ausencia». No hay alumbrado y después de las 6:00 de la tarde, la zona se convierte en una «cueva de lobos».

Fátima Ravago tuvo esa experiencia y comenta que el proceso para comprarla es terriblemente peligroso, aunque entre grupos de compradores se ayudan y dan apoyo.

«No es fácil, yo viví esa experiencia y no es para nada agradable. Vine desde Upata porque allá ni siquiera haciendo cola se consigue. Estuve por más de 12 horas esperando para comprarla y pasé la noche en medio de la angustia y la zozobra, pues después de las 11:00pm, los funcionarios dejan de pasar y las calles quedan a oscuras. Nosotros estuvimos a merced de Dios, así como están muchos venezolanos. La circunstancia nos obliga a tomar estas decisiones muy riesgosas». Llegué a las 5:00 de la tarde y la compré a las 2:00 de la tarde del otro día, aguantando lluvia y sol».

2. Si su caso, fue porque le robaron la batería, debe acudir al Centro de Coordinación Policial de la zona donde fue víctima del robo y presentar la denuncia, generalmente los oficiales de guardia deberán ir al sitio y hacer una inspección para verificar dicho hurto.
Luego de ese procedimiento, a usted le darán una pequeña constancia donde le indicarán la verificación del acto delictivo, sellado y firmado por el comisario.

Después de todo este proceso, irá finalmente al establecimiento a comprar su batería, pero si usted piensa que esto es el final de la travesía está muy equivocado, es el principio de un arduo proceso…

3. Al llegar a la empresa, marca tradicional de las baterías, le indicarán los mismos que están haciendo la cola, que deberá quedarse por lo menos 12 horas para comprarla. Es decir, pasar toda una noche y parte del día para que finalmente pueda obtenerla.

4. Luego de pasar la noche ante esos sentimientos de angustias, se considera que ha pasado el rato más amargo de sus vidas, ya que después de las 8:00 de la mañana, los trabajadores abren el establecimiento y comienzan a vender.

No obstante, los puestos son marcados por un grafitis que indica el número de carros que hay por baterías. Aunque algunos de los compradores, aseguran que hasta los números se ha vuelto un negocio (bachaqueo). «Por ejemplo, nosotros cuando esperamos en la cola, nos tocó el número 15 y de repente el número se rodó a 25. Eso quiere decir que muchas personas que venden los número por más de dos mil bolívares, así me lo han dicho y yo lo confirmo», aseguró un comprador quien decidió no revelar su identidad por temor a ser perseguido.

5. Una vez que usted le marquen el número en el vidrio del carro, debe esperar pacientemente a que vaya rodando la cola, hasta que llegue su turno.

Al llegar al establecimiento, el trabajador le pedirá la batería usada como único requisito para comprar una nueva, ya que ellos aseguran que desde esa modalidad se evita el bachaqueo. Finalmente usted ha pasado el proceso y ha logrado comprar su batería.

Estos pasos son indispensables para poder obtener una batería, aunque debe estar atento a cuál número le puede tocar, quizá se quedé sin comprarla, ya que solamente atienden alrededor de 100 a 120 carros por día.

Los trabajadores de la empresa de baterías, quienes se negaron a ser identificados, aseveraron que el camión que abastece al establecimiento de baterías no tiene un horario fijo, puede llegar a cualquier hora del día o de la semana. «Ellos no tienen fecha fija, nosotros hacemos un gran esfuerzo para que todos se vayan con su batería. Lo único que le pedimos es que traigan la dañada para evitar el bachaqueo. En los últimos días no ha pasado nada, gracias a Dios. Todo ha estado bajo control», explicaron.

 

Realidad dominante
Los consumidores que han pasado por el proceso de comprar baterías a precios regulados, aseguran que los precios de los bachaqueros superan los Bs. 20 mil.

Juan Flores, consumidor, afirmó que la situación se ha vuelto insostenible desde todos los puntos de vista. «Ya no podemos decir que hacer la cola para comprar baterías es una alternativa, ya que todos los que hemos hecho cola sabemos que corremos el riesgo de ser atracados o peor aún, asesinados. No puedo negártelo, pensé en algún momento en comprarla a los bachaqueros, pero cuando me dijeron que el precio supera los Bs. 20 mil, no tuve otra opción que hacer la cola».

 

Precios regulados
Vehículos livianos
800 amperios: 7.492,00
700 amperios: 6.608,00
450 amperios: 6.552,00
500 amperios: 6.899,00
650 amperios: 6.272,00
1000 amperios: 8.736,00
950 amperios: 23.004,00

Vehículos comerciales pesados
1.450 amperios: 18.088, 00
1100 amperios: 11.032, 00
1.250 amperios: 14.168,00
7D/8V: 28.560,80.