Maduro se la juega a EE UU

0
101

Sin que ese fuera su propósito, EEUU es usado para recuperar deterioro del régimen, que según encuestas, ronda «punto más bajo al que ha llegado en 16 años»: 22%. Todo debido a acomodaticia interpretación de la declaración del Presidente Barack Obama, quien «determino que situación en Venezuela, incluida erosión de garantías de derechos humanos, persecución de oponentes políticos… constituyen amenaza inusual y extraordinaria para seguridad y política exterior, por lo cual declaro emergencia nacional para enfrentarla». De ello hacen bandera régimen y algunos voceros que se dicen adversos, con apoyo de países aliados. Ignoran extraterritorialidad de la norma.
Según David Smilde, experto en Venezuela de Oficina de Washington para América, tal declaración «al menos en corto plazo», beneficia a Nicolás Maduro. Le «facilita ejercicio del poder y le sirve para sofocar desacuerdo respecto a todo lo que él dice sobre conspiración en contra». De hecho se refuerza con ley habilitante.
Más precavido que voceros de partidos de oposición, sesgados por el electoralismo, el chavista de Marea Socialista, Nícmer Evans, declaró:
«Siendo EEUU la potencia bélica más poderosa del mundo, es absurdo que se señale a Venezuela como una amenaza».
En opinión de Thomas Sparrow, corresponsal de BBC Mundo en Washington, cuando Obama firma la orden ejecutiva en la que declara que hay un estado de emergencia, obtiene ciertos poderes excepcionales que le permiten imponer sanciones o congelar ciertos bienes.
De acuerdo a dicho testimonio el gobierno estadounidense tiene unos 30 programas de sanciones basados en declaraciones de emergencia similares y que son presentadas con un lenguaje similar a la de Venezuela.
Para el Departamento del Tesoro los maduristas sancionados son considerados amenaza a la salud del sistema financiero estadounidense, y en esa misma medida se convierten en problema para la seguridad nacional, como declara el comunicado de la Casa Blanca.
Silencio guardan régimen y aliados, con detección de US$ 2 mil millones depositados en Banca Privada de Andorra. Igual lo hizo con el desfalco de más de US$ 200 millones del Fondo de Pensiones de Trabajadores, por lo cual tribunales yanquis sentenciaron a Francisco Ilarramendi a 13 años de cárcel
Se estima que US$ 4.200 corresponden a operaciones de blanqueo de dinero proveniente de Venezuela. Estuvieron acompañadas de creación de empresas fantasmas. Desde la perspectiva de Obama, son transferencias que contaminan sistema financiero estadounidense.
EEUU califica el narcotráfico como amenaza a la seguridad nacional, ya que afecta salud de la población, orden social y seguridad interna. Recientemente conoció del Cartel de los Soles, al que se dice que el régimen entregó control de espacio aéreo que negocia con otros de la droga.
Afirma que se trata de procedimiento legal normal usado con países como Irán, Birmania o Siria. Recuérdese que a luchar en este territorio en defensa del gobierno de Bashar Al Asad fue el diputado venezolano a Adel El Zabayar Samara ¿No es esta injerencia?
No quedan dudas que Maduro se la juega a EEUU para consolidar su régimen castrocomunista.