Maestro José Antonio Abreu dejó un gran legado moral, ético y cultural

0
1875

José Antonio Abreu, fundador del famoso Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela y mentor del renombrado director Gustavo Dudamel, falleció este sábado en Caracas a los 78 años.

“Dejó un gran legado moral, ético, cultural (…). Su obra está en los barrios de Venezuela”, lamentó el presidente Nicolás Maduro en rueda de prensa tras un acto en el palacio de gobierno. El mandatario decretó tres días de duelo nacional.

Nacido en la ciudad de Valera (estado Trujillo, oeste) el 7 de mayo de 1939, Abreu fundó en 1975 “El Sistema”, exitoso plan estatal para la difusión de la música entre niños y jóvenes de zonas populares y cuya cara más visible es Dudamel, director de la Filarmónica de Los Ángeles, formado en el seno del proyecto.

La institución arropa en la actualidad a unos 900.000 niños y jóvenes, atendidos por 10.000 docentes, en más de 1.500 orquestas y coros repartidos por toda Venezuela.

“Son muchachos que le estamos quitando a la droga y a la violencia. Sólo sentar a un muchacho en un ensayo a tocar, cuando podría estar en la esquina fumando marihuana, es ya un logro muy importante”, dijo a la AFP hace unos años el propio Abreu.

Se había trazado una meta: alcanzar a un millón de jóvenes.

“Eterna gratitud”

“Todo mi amor y eterna gratitud a nuestro padre y creador de El Sistema”, publicó este sábado Dudamel en Twitter, compartiendo una fotografía suya junto con Abreu en blanco y negro.

“Se nos fue un gran venezolano. Gracias Maestro José Antonio Abreu por su hermoso legado para los niños, niñas y jóvenes de Venezuela. Gracias por el afecto y la oportunidad de contribuir a su obra. Usted se hizo eterno en los coros y sinfonías que sembró”, escribió en tanto el ministro de Educación, Elías Jaua.

Abreu, conocido en Venezuela como “El Maestro”, fue músico y político. Muy cuidadoso con su vida personal, no se le conocieron esposa o hijos.

El modelo que impulsó, replicado en unos 50 países, hizo que Abreu recibiese reconocimientos como el Premio Internacional de Música de la UNESCO en 1993 y el Príncipe de Asturias de las Artes en 2008.

Llegó a ser postulado al Nobel de la Paz.

El impacto internacional de Abreu tuvo reflejo en notas de condolencia desde el extranjero.

La cancillería de la vecina Colombia destacó que su obra “contribuyó a fortalecer la integración latinoamericana a través de la cultura y el desarrollo social”, recordando el desarrollo de orquestas binacionales en la zona fronteriza. AFP