Maestros no consentirán desconocimiento de aumentos

0
407

El gremio de educadores aguardará hasta el lunes por respuestas satisfactorias. En caso de no obtenerlas, convocarían a un paro general.

En asamblea permanente: así se mantienen los educadores desde el pasado jueves 13 de octubre, debido al irrespeto de los aumentos contemplados en la convención colectiva.
La información fue confirmada por el presidente de la Federación Venezolana de Maestros (FVM) de Caroní, Julio Véliz.
Se supo que el desconocimiento por parte del Ministerio del Poder Popular para la Educación (MPPE) con respecto a la cláusula 63 –correspondiente a la tabla salarial- conllevó a las siete federaciones nacionales a introducir este miércoles un pliego de peticiones en Caracas.
Véliz manifiesta que el municipio no es la excepción y, por ello, los profesionales acataron la convocatoria que hicieran las coaliciones del país, amparándose bajo la cláusula 83.

PODER DE CONVOCATORIA
La reunión encabezada la mañana de este jueves por los gremios sindicales tuvo como escenario la Casa del Educador, ubicada en El Roble, San Félix.
Es de resaltar que al encuentro no solo asistieron los docentes nacionales, adjuntos del MPPE, sino también los regionales, quienes son dependientes de la Dirección de Educación del estado Bolívar.

Rafael González, presidente del Sindicato Unitario del Magisterio Caroní – Piar (Suma Caroní-Piar), indica que la cláusula por homologación -igual así- es aplicada a los estadales y ello explica la presencia de éstos en los conversatorios.
“De acuerdo con lo establecido en el contrato colectivo, nos concernía un aumento de un 17 por ciento el 1 de octubre, el cual incumplieron. Y algo parecido pretenden hacer con el siguiente de 25 por ciento, el cual está previsto para febrero de 2017”, asevera.
González deja claro que dichos incrementos nada tienen que ver con el sueldo mínimo fijado por el Ejecutivo Nacional el 1 de septiembre, “porque una cosa es un acuerdo contractual y otra un decreto presidencial”.

“CONTRA LA PARED”

Judith Poleo de Zerpa, presidenta del Sindicato de Educadores del estado Bolívar (Ser- Bolívar), califica como acto de cobardía el hecho de que un número importante de colegas se quedaran en las escuelas, porque – a su juicio- “el patrono los tiene contra la pared”.
“Ese grupo que está siendo amedrentado asegura que estas actuaciones coartan la educación de los niños, pero el primero que limita ese derecho es el Gobierno, porque en los planteles ni siquiera llega la comida. El llamado es a que sacudan ese miedo y defendamos lo nuestro”.
De forma categórica Poleo afirma que la deserción escolar lejos de disminuir, aumenta. Refiere que hay casos de colegios en los que han tenido que eliminar turnos por la ausencia de estudiantes.

PRÁCTICAS ANTISINDICALES

Entre tanto, el presidente de Suma Caroní-Piar, exhortó a la jefa de la Zona Educativa, Sheyla Saavedra y a la directora de Educación de la Gobernación, Miriam Rivero, a no intentar ningún tipo de intimidación en contra de los profesores que acuden a las asambleas.
“No aceptaremos más amenazas, porque estamos dispuestos a denunciarlas ante la Inspectoría del Trabajo, por incurrir en prácticas antisindicales”, advierte.