Mark Dimond una estrella en el piano latino

0
489

“Y en el piano Markolino el negro fino ataca“, así  con ese estribillo fue que  Adalberto Santiago presentó en el coro del álbum “Miami Sessión’ del gran Andy Harlow a otro de los grandes músicos olvidados por la industria,  Mark Alexander Dimond o Markolino un genio del piano y de los arreglos musicales.

Tal vez en vida pudo ser uno de los mejores músicos del género un versátil, pianista, arreglista, pintor, compositor y lastimosamente drogadicto. Muchos intentaron ayudarlo, su madre, Ismael Miranda, Andy Harlow, Jerry Masucci pero el poder de la heroína pudo más, ya en términos musicales Markolino uno de los pianistas más agresivos para interpretar los solos.

Para perpetuar su piano y siguiera a contracorriente con montunos agresivos de sabrosas melodías es que hasta el día de hoy se gozan en las audiciones de los coleccionistas en Cali, Colombia. Porque Markolino era barrio, era calle, era esquina.  Imprimía todo ese sabor callejero a sus letras, en temas que se convirtieron en clásicos para el melómano como Guajiron , The Hustler, Havana, Se Acaba Este Mundo y uno muy particular que grabara con la banda de Willie Colon cantando Héctor Lavoe al igual que los anteriores “Te Están Buscando”, tal parece composición de Mark para el mismo, algo que contaba sus vivencias de una vida desordenada donde imperaba el alcohol, la calle y las drogas .

Ya en términos musicales Mark un estadounidense nacido en 1950 de padre cubano y que se crio junto a su madre y su hermana llego a participar en grabaciones que quedaran plasmadas para siempre en el ámbito musical caleño y me atrevería a decir latino.

Mark fue uno de los músicos que reclutó Jhonny Pacheco para la primera grabación de la banda de Willie Colon con Héctor Lavoe para el sello Fania Records, contaba con unos 17 años y con un talento de oro Markolino, fue uno de los pilares en las primeras grabaciones que hiciera Willie y Héctor y es así como vemos sus manos tocar el piano en los discos Guisando y  The Hustler donde hace una interpretación única al número que le da el nombre al Long Play “The Hustler” donde deja ver ese talento innato que mas allá de sus problemas con las drogas lo perfilaba como una de las figuras más relevantes del ambiente latino en New York, la llegada de Richie Bonilla como manager de la banda Willie Colon marco la salida de Markolino de la misma,  como comento Bonilla en una  entrevista a Eric González para la web Herencia Latina: “La banda de Willie tenía un talento innato, todos eran jovencitos del barrio con demasiado talento y ese toque boricua que el daba Héctor pero había un problema la mayoría eran drogadictos tuve que depurar limpiar la banda”.

Pero los empresarios de Fania sabían que Markolino era un músico con demasiado talento para dejarlo ir asi de fácil, es por eso que en compañía de Harvey Haverne y Larry Harlow, Jhonny pacheco produce el álbum Brujería/Markolino y su sabor cantando el ponceño Angel Canales para el sello Vaya Records subsidiaria de Fania Records y que aunque no era del gusto del sello imprimía ese sabor callejero a los agresivos arreglos de todos los números, con un compilado de músicos impresionantes como Eddie Guagua Rivera en el bajo , Danny Reyes en la trompeta y los coros de Ismael Quintana con Justo Bentancourd .

Markolino siempre es recordado por el gremio de  melómanos en Cali por su gran importancia no obstante, el olvido de parte de la industria musical.  Muchos salseros nuevos a pesar de que alguna vez debieron haberse deleitados sus oídos con el tema mi barrio —uno de los más populares de Markolino— no saben que Dimond pudo llegar hacer una verdadera estrella,  aunque para nosotros los amantes de su música lo es ya que conocemos de la importancia de este.  Muchos son sus aportes que dio a varias orquestas.

El sello Cotique para el año 1975 ya era propiedad de Fania y en una ambiciosa grabación Jerry Masucci y Jhonny Pacheco convocaron a una verdadera All Stars para la grabación del LP: Beethoven’s V. Los trombones estuvieron a cargo de Reinaldo Jorge, Barry Rogers y Lewis Khan, en los timbales Mike Collazo, en el bongo Pablito Rosario, en el bajo de Eddie “Guagua” Rivera, las voces de Chivirico Dávila y Frankie Dante entre otros grandes.  Fueron los elegidos bajo la dirección musical de Markolino (Pan y Vino), tal como lo llamó en la grabación Frankie Dante

Se dice que el gran Markolino falleció a mediados de los años ochenta en San Francisco, California (EE.UU) a causa de una sífilis que se le alojó en el cerebro mientras trabajaba en un almacén de pianos como asesor, en efecto, así lo comentó Andy Harlow.   El gran Markolino también dejó su huella grabada precisamente para Andy Harlow y su orquesta en el álbum “Miami Sesión” con temas como Motifica y en el álbum Latin Fever para Andy Harlow, participó también en el primer álbum de Héctor Lavoe como solista: “La Voz” en 1975.

Armando Gruber