Matan a puñaladas a trabajador de Ferrominera en Primero de Mayo

0
229

La escena era dantesca. El cuerpo permanecía en posición fetal sobre la cama de la humilde habitación; todo estaba desordenado, había salpicones de sangre en la pared y la punta de la navaja con que presuntamente lo acuchillaron, reposaba al lado del cadáver.

Estaba completamente vestido y calzado con unas botas de seguridad. En su cuerpo tenía dos heridas graves, una entre el pecho y el tórax, y otra en el área del cuello. Probablemente, esta última puñalada provocó el desangramiento fatal.

La víctima fue hallada por su hermano este martes a a las 10:30 de la mañana, aproximadamente. Estaba comprando unos repuestos en las adyacencias del cerro El Gallo y, como era costumbre, pasó por la casa de su progenitor “a dar una vuelta”.

Cuando entró a la vivienda notó que las puertas estaban entreabiertas y sin seguro. Al asomarse al único cuarto habilitado, se topó con el cadáver de su hermano mayor, Elián Gregorio Torres Medina, de 39 años.

ÚLTIMA VEZ

Desde el domingo en horas de la mañana, Torres Medina salió de su residencia ubicada en el sector III de 25 de Marzo, en San Félix. Esa fue la última vez que su esposa lo vio con vida.

Ella cuenta que nunca sospechó algo extraño porque él siempre se iba por dos o tres días de la casa, y ellos ya sabían que estaría libando licor en Primero de Mayo, en la casa de su padre.

El fallecido era trabajador de la empresa Ferrominera del Orinoco. Había salido con las 80 y al parecer aprovechó esos días libres para divertirse y pasar un rato ameno con los amigos.

“Él me dijo que iba a negociar un compresor para un aire acondicionado de la casa, que tenemos medio malo; me dijo ‘esta quincena yo compro eso, así nos que quedemos sin comida’. Y salió con el dinero en mano para la compra”, contó la ahora viuda, devastada por la inesperada pérdida.

Los detalles de cómo ocurrió el homicidio son muy escasos. Serán las averiguaciones de los sabuesos de la policía científica, las que determinen el verdadero móvil y develen la identidad de los asesinos.

El lunes en la noche, unos vecinos lo vieron llegar con dos hombres a la casa; traían un cartón de huevos y dos botellas de ron blanco. Él los presentó como sus cuñados, sin embargo, era la primera vez que los lugareños veían a esos sujetos.

INSPECCIÓN

Las primeras sospechas de los familiares y vecinos apuntan a que estos dos hombres que acompañaban a Elián, fueron quienes lo asesinaron. Al parecer, el crimen se consumó bajo los efectos del alcohol pues, las botellas de licor estaban vacías.

Presuntamente fue atacado dentro de la habitación donde lo hallaron sin vida. Fuentes policiales presumen que la primera puñalada se la dieron en el cuello, estando parado cerca de la pared que estaba salpicada de sangre. Luego lo remataron en la cama donde quedó sin signos vitales.

Tras localizar el cadáver, la noticia se propagó rápidamente por la calle 1 de Primero de Mayo. Los vecinos estaban consternados y no se explicaban cómo un hombre que no se metía con la gente, pudo morir de una forma tan violenta.

Una comisión de la Policía del estado Bolívar (PEB), resguardó el cadáver y las evidencias hasta la llegada del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC). Posteriormente, colectaron los elementos incriminatorios y trasladaron el cuerpo hasta la morgue.

Padre de familia

El ahora occiso, Elián Gregorio Torres Medina, era el mayor de 6 hermanos y padre de 4 menores que dejó en orfandad. Su madre y esposa no se explica las razones que llevaron a sus ejecutores a matarlo.

Aunque presumen que pudo ser para robarlo, los investigadores aseguraron que no lo despojaron de sus pertenencias.