Matan a un Polidelta para quitarle su arma

0
179

Tucupita.- El oficial supervisor agregado Asdrúbal Rodríguez, de 49 años, quien desde hace veinte años pertenecía a las filas de la Policía del estado Delta Amacuro (PEDA), perdió la vida en manos del hampa cuando fue sorprendido por un sujeto que se trazó como objetivo despojarlo de su arma de fuego personal, en la calle Bolívar frente a las oficinas donde funciona la Procuraduría del estado Delta Amacuro.

Según se conoció, el funcionario estaba sentado frente a las oficinas de la Procuraduría, en pleno centro de la capital deltana en compañía de un exguardia nacional de nombre César Ramos, quien se desempeña como director de seguridad de la Procuraduría General, quien recibió un impacto de bala en la pierna izquierda al momento de ser sorprendidos por un sujeto, quien le solicitó el arma de fuego al funcionario.

El policía forcejeó con el sujeto, así lo informó el abogado Elvis Arbeláez, quien fue testigo ocular de este hecho.

Detalló el profesional del derecho que el bandido llegó al lugar donde se encontraba sentado el funcionario junto con el exguardia y con un arma de fuego lo apuntó en la cabeza y le solicitó que le entregara el armamento, a lo que el efectivo se negó y este optó por dispararle, logrando alcanzarlo en el mentón.

En ese momento las personas que se encontraban en el lugar se lanzaron al suelo para resguardar sus vidas.

En medio del hecho violento, el sujeto hizo nuevamente dos disparos, logrando alcanzar al exguardia en la pierna izquierda, por lo que posteriormente emprendió la huida por la calle 5 de Julio, donde era esperado por un motorizado.

Mientras, los heridos eran auxiliados y trasladados hasta el hospital Dr. Luis Razetti de Tucupita, centro asistencial al que el funcionario ingresó sin signos vitales.

HOMBRE TRABAJADOR

Según se pudo conocer, el Supervisor Agregado de la Policía del estado Delta Amacuro tenía su residencia en la comunidad de San Salvador y estaba destacado en las oficinas de la Procuraduría, donde día a día cumplía su deber y laboraba con vocación de servicio, a fin de vigilar y resguardar el lugar.