Mató a su vecino de un tiro en la cabeza

0
106

El asesino no tuvo que ir muy lejos para convertirse en un homicida. La víctima no fue otro que su vecino, a quien conocía de toda la vida.

Ya era más de las 9:00 de la noche de este sábado y, en el porche de una de las casas de la calle Junin, en el sector 11 de Abril, en San Félix, un grupo de amigos pasaba la noche conversando; entro ellos Bladimir Antonio Rodríguez, de 17 años, la víctima.
La charla se detuvo por un instante, había llegado «huele sebo» a bordo de su vehículo Fiat Palio, color gris. Al estacionarse, pronunció unas palabras dirigidas a Rodríguez y este de la misma manera le respondió, lo que desencadenó el brutal ataque. Se desconoce de qué trató la corta conversación entre ambos.

 

BALA MORTAL
Testigos del homicidio aseguran que cuando el joven terminó de hablar, «huele sebo» desenfundó su arma estando aún en el interior de su carro y le efectuó un disparo dirigido a la cabeza, tras lo cual se dio a la fuga a toda velocidad.

«Popuy» como también le decían a Rodríguez, agonizaba en el suelo producto del mortal proyectil que, minutos después, le segaría la vida. Los conocidos corrieron hacia su domicilio, justo al lado de donde vive su homicida, para notificarle a su padre la fatal noticia.

En un vehículo particular trasladaron al joven hacia el Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, para que recibiera atención médica, infortunadamente, a pesar de los intentos, el galeno informó a sus parientes que Rodríguez ya estaba sin signos vitales.

 

VIEJA RENCILLA
Este domingo frente a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), los dolientes relataron que el responsable se llama Siso Del Valle, un hombre de 40 años, conocido popularmente como «huele sebo».

Según las declaraciones, Del Valle tenía su vivienda al lado del occiso, y nunca se imaginaron que algo de esta «magnitud» ocurriera por una vieja rencilla entre ambos.

Detallaron que cuando «Popuy» era de menor edad, el presunto criminal «la tenía agarrada con él» por una discusión entre ambas familias. Al parecer, en muchas ocasiones la tensión entre los implicados se caldeaba pero no pasaba del cruce de palabras.

 

FUGADO
Esa misma noche una comisión del Cicpc se trasladó hasta la vivienda del presunto autor material, pero este se había dado a la fuga junto a su familia. Los detectives retuvieron varios documentos de Del Valle para tenerlo identificado plenamente.

«Ese se fue de aquí porque sabe que está metido en problema por matar a ese niño. Él no debe estar muy lejos, y sé que va a pagar por lo que hizo», expresó consternada una hermana del joven asesinado.

 

Joven trabajador
La víctima se ganaba la vida en una impermeabilizadora como ayudante de fábricas y colocación de mantos. Era el mayor de seis hermanos y no estudiaba.