MinTrabajo debe analizar aplicación del 1×1 para mantener empleos

A juicio de Senén Torrealba Carrillo, presidente de Biesur, esta propuesta y la flexibilización de la inamovilidad laboral, busca reactivar el aparato productivo y lograr la eficiencia de las empresas

0
308

Según el ministro Aristóbulo Istúriz, el índice de desempleo se ubica actualmente en 6%, y el Gobierno buscará bajar aún más esta tasa, incluso hasta 4,5% antes que finalice 2017.

Sin embargo, para Senen Torrealba Carrillo, presidente del Bloque de Integración Empresarial Suroriental, Biesur, estas pretensiones deben ir acompañadas de una serie de medidas que permitan hacer menos engorrosa la aplicación de la Ley del Trabajo (LOTTT), y flexibilizar la inamovilidad laboral.

Y es que la mayoría de las previsiones de los economistas son negativas luego del primer aumento salarial decretado el domingo 8 de enero, mientras la espiral inflacionario sigue creciendo en un mercado interno cuyos precios son aparentemente controlados, pero la realidad golpea el bolsillo de los venezolanos, del usuario final.

“Seguramente la inversión de más de 300 mil millones de bolívares en obras públicas y la recuperación del precio del petróleo darán holgura al Estado para mantener la inversión social. Sin embargo, consideramos que en el ámbito laboral deben hacerse ajustes que permitan a la empresa pública y privada diseñar estrategias para mantener la operatividad con personal suficiente y calificado”.

El dirigente empresarial del estado Bolívar hace referencia a una propuesta que lleva años haciendo, como es el 1×1, que no es más que la sustitución de un empleado por otro.

“Los empresarios estamos empeñados en contribuir con el sostenimiento del empleo productivo. Sin embargo, en ocasiones nos topamos con procesos laborales engorrosos que nos impiden sustituir a empleados deficientes y colocar en su lugar a gente comprometida y calificada, que aporte al trabajo”, explica Torrealba Carrillo.

Añade que esta situación desmoraliza a los trabajadores que son eficientes y observan cómo personas que en nada contribuyen con las buenas operaciones de una empresa o industria permanecen contratados a pesar de sus actuaciones deficientes o conductas impropias dentro del ámbito laboral.

Por ello, vuelve a proponer al Ministerio del Trabajo analizar la aplicación del 1×1, y así permitir que las organizaciones tengan un mejor desempeño.

Según especialistas, la tasa de desempleo dista mucho de la oficial, es decir 17%. Sin embargo, el presidente de Biesur manifiesta que con la reactivación del sector construcción, como se lo ha propuesto el Gobierno, estos índices disminuirán considerablemente.

“Pero debemos activar la producción de bienes y servicios a gran escala, que coadyuve al sector construcción en esta tarea de incrementar el empleo. Y es aquí donde entramos los empresarios privados, para consolidar una estructura que repercuta en el bienestar social del trabajador y genere confianza para la inversión”.

A su juicio, el Ministerio también debe girar instrucciones a las diferentes oficinas regionales con el fin de que agilicen las calificaciones de despido debidamente sustentadas y con evidencias de las faltas cometidas por los trabajadores.

LOTTT

Para Senen Torrealba Carrillo, la LOTTT debe someterse a un análisis de los procesos relacionados con los derechos y deberes de los trabajadores y las empresas.

“El sector construcción es capaz de mantener hasta 2,4 millones de empleos cada año, pero se hace necesario revisar la legislación para hacer más viable la contratación; flexibilizar los procesos de permanencia de los trabajadores en las empresas según sus deberes y derechos, y mejorar la operatividad de las inspectorías para que fluyan los conflictos”, advierte.

Hasta abril de 2016, última fecha en que el Instituto Nacional de Estadísticas emitió informes, en Venezuela había 13 millones de personas “ocupadas”, mientras que un poco más de un millón estaban desocupados.