Motorizados le segaron la vida frente a sus familiares

Alexander Bogarín, de 27 años, se desplomó a causa de los plomazos pero no murió en el sitio

0
594

Otra muerte violenta fue registrada en el sur del estado Bolívar. El sector Caratal del municipio El Callao, fue el escenario escogido por los matones para arrancarle la vida a un hombre frente a la mirada impotente de sus familiares.

Todo trascendió muy rápido. Cuando los tipos llegaron hasta el sitio donde se encontraba su víctima se fueron directamente hasta él y sin mediar palabras, accionaron el gatillo.

Alexander Bogarín, de 27 años, se desplomó a causa de los plomazos pero no murió en el sitio. Sus familiares cargaron con él y lo llevaron hasta el hospital local con el afán de que le salvaran la vida.

Bogarín recibió los tiros entre pecho y cabeza por lo que los galenos no pudieron hacer mucho por él, cuando llegó al recinto médico había perdido mucha sangre y a los pocos minutos no les quedó más que oficializar el deceso.

Comisionados del cuerpo detectivesco de Tumeremo arribaron hasta la escena del crimen para recabar información de interés criminalístico e iniciar las pesquisas. El móvil determinado fue venganza.