«Mucho trabajo» y ciertas «condiciones» para un acuerdo en la negociación nuclear

0
123

Viena.- Las grandes negociaciones diplomáticas sobre el programa nuclear iraní se reanudaron ayer en Viena, aunque tanto Washington como Teherán admiten que queda «mucho trabajo» por hacer, y Francia insiste en ciertas condiciones indispensables para llegar a un acuerdo.

Los jefes de la diplomacia estadounidense e iraní, John Kerry y Mohamad Javad Zarif, fueron los primeros en llegar a la capital austriaca, donde discutieron durante varias horas.

«Tenemos mucho trabajo por hacer», declaró Kerry antes del inicio d la reunión, y añadió que, a su juicio, «todo el mundo querría un acuerdo, pero hay que resolver cuestiones difíciles». Su homólogo iraní se pronunció en la misma línea.

La negociación debe finalizar el 30 de junio, pero la mayoría de negociadores estima que podría ser prolongada varios días.

Los ministros de Exteriores de los países implicados – por un lado, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China y Alemania; y por otro, Irán -, empezaron a llegar a Viena para abordar los últimos puntos, considerados los «más difíciles».

Los puntos cruciales del acuerdo «siguen siendo extremadamente problemáticos», según esta fuente, para quien subsisten «desacuerdos importantes», si bien se realizaron algunos «progresos».

CONDICIONES CONTRA LÍNEAS ROJAS

La comunidad internacional quiere obtener estrictas garantías de que el programa nuclear tiene puramente una vocación civil y que Teherán no buscará hacerse con el arma atómica, a cambio de un levantamiento progresivo de las sanciones económicas impuestas desde 2005.

«Al menos tres condiciones son indispensables» para llegar a un acuerdo, advirtió el jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, a su llegada a la capital austriaca el sábado por la tarde.

«La primera es una limitación duradera de la capacidad nuclear iraní de investigación y producción, la segunda es una verificación rigurosa de los sitios (nucleares iraníes), incluidos los militares si es necesario, y la tercera es una vuelta automática a las sanciones en caso de violación de los compromisos adquiridos» por Irán, declaró Fabius.

«Esas tres condiciones respetan la soberanía de Irán. Aún no han sido aceptados por todos y sin embargo son el triángulo de base indispensable para el acuerdo sólido que buscamos», añadió el ministro, que debía reunirse con Zarif y después con Kerry.

LEVANTAMIENTO DE SANCIONES

El canciller iraní, por su parte, repitió la principal exigencia de su país: «El levantamiento de todas las sanciones».

Teherán querría que todas las sanciones fueran eliminadas en cuanto se llegase a un acuerdo, mientras que las grandes potencias desean levantarlas progresivamente.

A principios de semana, el guía supremo Ali Jamenei, reiteró las «líneas rojas» de la negociación, especialmente su negativa a permitir la visita de inspectores internacionales a «instalaciones militares» de su país.