MUD: Nido de alacranes que desprecia al pueblo y lo hace sufrir

0
307

La actitud petulante de la “nueva directiva” de la AN al declarar esta semana el abandono de cargo del Presidente Nicolás Maduro, derivó al final en una votación política no vinculante. Recordemos que todos los actos propuestos por la bancada opositora la  alejan de la imagen del Poder Legislativo y acercan  más a un salón de fiesta, pues son írritos y nulos, según sentencia Nº 808 del máximo tribunal del país, por desacato.

Las acciones planteadas por la oposición no impedirán que Nicolás Maduro siga siendo el Presidente de la República. No porque los revolucionarios necesitamos convencernos de esta realidad, sino más bien porque el pueblo,  e incluso aquellas personas que no acompañan este proceso,  tienen derecho a saber toda la verdad.

Grandes verdades como que el pasado año esta escueta y maltrecha  Asamblea Nacional convocó 72 sesiones de las cuales 37 fueron suspendidas por falta de quórum, a pesar de que cuentan con la cantidad de parlamentarios suficientes para efectuarlas, lo que representó 48% de ausencia en el hemiciclo. ¿Abandono de cargo? También podríamos  decir que la Asamblea Nacional abandonó su cargo porque no nombró a los rectores del CNE o porque no le ha pagado a los trabajadores.

Lo cierto es que la oposición en su desesperó por recobrar algo de credibilidad – la cual han perdido a pulso –  ante el país, necesitaba seguir con la función que comenzó el pasado 5 de enero del 2016 y que por supuesto continua con el inicio del segundo año legislativo, esta vez con otra promesa absurda, ilegal e inconstitucional.

Maduro ha procurado la garantía de los derechos y libertades de los venezolanos así como la independencia, integridad, soberanía del territorio y defensa de la República, de acuerdo a la Constitución. Desde Chávez hasta el inicio de su mandato popular se ha incrementado vertiginosamente el salario mínimo en defensa del poder adquisitivo del pueblo, la  última vez y recientemente en un 50%. Gracias a su tenacidad continuó la entrega de techos dignos a través de las Gran Misión Vivienda Venezuela y el desarrollo de los planes sociales a favor de los más necesitados.

Mientras los diputados de la oposición por un lado se alejan de los intereses del pueblo y acusan al Gobierno Nacional  de no cancelarles el salario ni los viáticos,  por otro entran y salen del país  –  abandonando el Poder Legislativo –  a su antojo con destinos inciertos, pero con un norte en común, gestar un plan que derive en su ascenso al poder y echarle la mano a las riquezas de la Nación.  ¡Viviremos y venceremos!

Tcnel. Héctor Herrera Jiménez

@hherrerajimenez