Muere al caer de más de diez metros de altura

0
115

La mañana de ayer ocurrió un trágico accidente en el muelle de CVG Ferrominera del Orinoco, ubicado en Palúa, donde perdió la vida Reiner Rafael Campos Salas, de 29 años, quien trabajaba para la Compañía Operadora del Puerto de Palúa (Copal).

Según declaraciones de su compañero Franklin Herrera, quien se encontraba laborando con Reiner al momento del suceso, todo ocurrió media hora después de comenzar a realizar el mantenimiento a una chumacera en el Área Industrial de Apilamiento. Herrera explicó que Reiner estaba trabajando encima de la cinta transportadora, cuando de repente se activó y su compañero se deslizó cayendo directamente al vacío, desde aproximadamente 12 metros de altura.

Los compañeros de Reiner inmediatamente lo trasladaron a la Clínica Palúa, ubicada a pocos metros, donde falleció minutos después de haber ingresado.

Se conoció que el occiso vivía con su esposa y sus dos hijos en el sector Sabana de Piedra y era el menor de tres hermanos. Compañeros informaron que en la empresa de desempeñaba como lubricador desde hace tres años, bajo la supervisión de la contrata Copal.

POSIBLES CAUSAS

Al parecer el operador de la cinta transportadora no se dio cuenta y desconocía, quizás por falta de comunicación, que estaban realizando labores de mantenimiento en el área de apilamiento, por lo que puso en movimiento la máquina y se produjo el accidente. Entre otras versiones se escuchó que Reiner había decidido subirse a la máquina para inspeccionar el área previo a las labores cuando el operador puso en movimiento la cinta.

CARENCIA DE SEGURIDAD

La mayoría de las veces los trabajadores de las diferentes empresas laboran sin contar con los implementos de seguridad, destacando que los patronos de las contratas y compañías solo buscan su beneficio, sin importar que lo que ponen en juego con la desidia son vidas humanas. Desde este punto de vista es importante destacar que no se busca echarle la culpa a nadie, si no colocar una balanza que pueda equilibrar la responsabilidad de los gerentes y de la masa obrera, quienes están en el deber de exigirle a los jefes todo lo necesario, para garantizar la seguridad dentro del espacio de trabajo. Es importante mencionar que la carencia de equipos de seguridad industrial puede traer como consecuencia graves accidentes laborales.

Trabajadores expresaron que en varias oportunidades habían ocurrido percances menores, por lo que ellos desde hace algún tiempo vienen exigiendo la dotación los implementos. Reiner y Franklin, a pesar de estar trabajando a una altura de más de diez metros, no poseían la debida implementación de seguridad, entre ellos un arnés; que es un equipo de protección para trabajos de altura con riesgo de caída. Lo que quizás hubiese podido salvar la vida del trabajador.

VIOLAN LOPCYMAT

Con respecto a la Ley Orgánica de Prevención Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), la masa laboral comentó que dicha ley es violada por los encargados de las diferentes contratas e incluso por las propias empresas, que están en el deber de exigirles a los contratistas la dotación de los implementos de seguridad. Trabajadores enfatizaron que los representantes de las diferentes corporaciones no prestan la más mínima atención a los llamados que les han hecho, resaltando, «cuando hemos querido realizar alguna protesta por la situación planteada, nos dicen que somos unos flojos y guarimberos».

La masa obrera afirma que «la seguridad está por el suelo, trabajamos con las uñas», apuntaron que la falla de dotación en implementos de seguridad, es un problema constante. Así mismo informaron que reciben poco entrenamiento con respecto a la higiene y seguridad industrial; lo contrario en años anteriores, ya que para entrar a cualquier empresa el personal recibía una charla previa y su debida dotación.

UN LLAMADO A INPSASEL

La masa obrera presente en la Clínica Palúa hizo un llamado al Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laboral (Inpsasel), quien es el encargado de la seguridad laboral y de que los trabajadores laboren en óptimas condiciones de trabajo, en las diferentes áreas en las que se desempeñan. Señalaron que de seguirse presentando las fallas en la seguridad industrial, «otro de ellos puede ser el próximo muerto».