Muere trabajador al tocar una guaya de alta tensión

0
159

Félix Rafael González, de 32 años, falleció tras hacer contacto con una guaya de 440 voltios. Sus compañeros de trabajo relataron que en varias oportunidades le habían advertido a González de la peligrosidad del sitio, sin embargo, cuando este trabajaba en labores de albañilería en la azotea de un urbanismo en el sector Yara Yara II, se olvidó de la precaución y pegó la cabeza contra uno de los cables, que produjo el choque eléctrico. «Murió al instante, la carga eléctrica que tenía la guaya lo hizo perder la vida de inmediato».

CONTRATA INDEPENDIENTE

Los trabajadores de la contratista independiente en Puerto Ordaz, aseguraron que tienen apenas tres meses construyendo una casa de tres plantas en el urbanismo; y en más de una oportunidad se les avisó del riesgo. «Antes de empezar a trabajar en esta construcción, nos dieron charlas y nos informaron sobre la peligrosidad del tendido eléctrico. Nosotros le comunicamos a González de la situación y no nos hizo caso, durante la jornada laboral nunca nos acercábamos a esa zona, todo lo contrario, nos alejábamos lo más que podíamos, pero él no, no nos hacía caso».

Los trabajadores aseveraron que el occiso residía en «La Victoria», San Félix, era padre de dos niños y estaba casado. Los familiares fueron notificados del suceso, sin embargo, cuando los efectivos policiales del estado Bolívar llegaron al sitio, aún no hacían acto de presencia.

EL COQUE ELÉCTRICO LO MATÓ

Cuando González tocó con la cabeza la guaya, el cráneo se le partió en dos. «La electricidad le reventó el cuerpo, desde la punta de los dedos de las manos hasta los pies, quedó agonizando por varios segundos y luego murió», afirmaron sus compañeros de trabajo.