Murió motociclista arrollado en San José de Cacahual

0
137

Los accidentes viales en Ciudad Guayana están a la orden del día, y aunque las señales de tránsito y las campañas de prevención rondan en los medios de comunicación, estas no parecieran tener efectividad en la conciencia de los transeúntes. Con la incorporación de las motocicletas en Venezuela, los fallecidos por arrollamiento han aumentado estrepitosamente. Jóvenes, trabajadores y hasta embarazadas se volvieron víctimas de esta cifra que lamentablemente engrosa cada día las listas de muertes por accidentes de tránsito.

Tal es el caso de Luis Carlos Molero Morocoima, de 23 años, quien transitaba a bordo de una moto, de placa AI9P23D, por la calle Boyacá del sector San José de Cacahual, cuando fue impactado por un autobús de transportes Buffalino, de Sidor. Los habitantes del sector relatan que el hecho ocurrió por la imprudencia del joven, pues iba a exceso de velocidad. «No se dio cuenta cuando el autobús le pitó porque cargaba unos audífonos, lo único que sintió fue el impacto de la unidad, perdió el control y cuando lo quiso tomar nuevamente ya era demasiado tarde, estaba tirado en el suelo».

Los rastros de masa encefálica quedaron esparcidos en el pavimento, pues las ruedas del autobús le aplastaron el cráneo. Los vecinos, mientras esperaban a los funcionarios de la medicina forense, taparon el cadáver con una sábana. «La cabeza le quedó aplastada, su cráneo se partió en dos, tanto así que el casco cayó por un lado con un pedazo de hueso. Eso ocurrió a las 9:30 de la mañana, yo estaba en la casa y vi el accidente, la imprudencia fue del chamo que venía a toda velocidad en la moto y cargaba unos audífonos escuchando música, obviamente no escuchó la corneta del autobús y lo único que sintió fueron las ruedas en la cabeza».

IDENTIDAD DESCONOCIDA

Los habitantes del sector San José de Cacahual aseguraron que el ciudadano Morocoima no era del urbanismo, ya que nunca lo habían visto. Aparentemente los familiares no se enteraron del accidente al momento, pues no se encontraban en el sitio.

«No era de aquí, pues todos nos conocemos. A lo mejor era de Vista al Sol. El conductor del transporte hizo bien en quedarse en el sitio esperando a los policías, pues él no fue responsable del accidente, sino el joven, quien iba a toda velocidad», expresó uno de los moradores, que no quiso ceder su identidad.