Murió tras caer de un primer piso cuando robaba aires acondicionados

0
116

Un masculino, de aproximadamente 40 años de edad, cayó del edificio de un local comercial llamado «Balboza», ubicado en la calle Mariño, adyacente a la Casa de la Mujer en San Félix. Los efectivos policiales aseguraron que el sujeto estaba robando los aires acondicionados del comercio, cuando pisó una parte resbalosa y cayó de un primer piso. Minutos después perdió la vida.

Funcionarios del Eje de Homicidios, arribaron al lugar del hecho a las 11:00 de la noche de ayer, el cuerpo yacía embadurnado de sangre y sin signos vitales. No portaba identificación alguna, presentó politraumatismo generalizado, con golpes concentrados en la cabeza, específicamente cráneo. Los familiares y amigos aún no se han apersonado en el Cicpc, lugar donde se encuentra el cadáver.

HABLAN LOS COMERCIANTES

De acuerdo a las informaciones recabadas por los comerciantes en el centro de San Félix, se conoció que el ciudadano acostumbraba a robar la mayoría de los locales de las zonas. Declararon su malestar por la delincuencia desatada y los robos masivos a los ciudadanos.

«A cada momento teníamos que estar pendiente de nuestro negocio, porque este sujeto se metía de noche a robar todo lo que guardábamos en los locales. Andábamos en zozobra y los funcionarios policiales no hacían nada para frenar esta problemática. Este sujeto era uno de los delincuentes, no me alegro por su desgracia, pero sí estuvo bien merecida».

Tanto la Calle Mariño, como la calle Páez, han sido blanco de la delincuencia en estos últimos meses. Los atracos están a la orden del día, habitantes se encuentran desesperados, porque aseguran que no saben qué hacer a la hora de enfrentar una situación como esta.

«Las calles del centro de San Félix, se han convertido en sitios de angustia, miedo y desespero, porque a cada momento roban y asesinan. Esta delincuencia se debe frenar, ya basta de tantos atracos. Yo vengo de madrugada al Mercal que está aquí en el Centro, me encomiendo a Dios y me arriesgo a caminar por las calles. Gracias a Dios no he sido víctima de la delincuencia, pero tengo muchas conocidas que las han robado», expresó Mariannys Bracamonte, consumidora.

SIN LUGAR DE ORIGEN

Presuntamente, el ciudadano no identificado, no tenía un lugar fijo donde residía. Dormía en las calles y al parecer no era unido con su familia. Aunque el cadáver no portaba cédula de identidad, los funcionarios policiales afirmaron que vestía una camisa negra, jeans azul y zapatos marrones.