Niños en situación de calle son más vulnerable a tragedias

0
400

Con el reciente asesinato del niño de 10 años, Maikol Bolivar, en la población de Guasipati, municipio Roscio suroeste del estado Bolívar. Quien trabajaba a destajo en esa zona aurífera de esa localidad . De nuevo se patentiza la ausencia de políticas de Estado y el abandono de menores de edad en poblados y grandes ciudades de todo el país.


– La niñez abandonada es una grave e injustificable problemática que suele afectar a los países más pobres del planeta e incluso Venezuela .
Asi lo manifestó la profesora Diana Gamez acerca de la niñez abandonada y el crecimiento de este problema como caldo de cultivo de otras anormalidades sociales.
– Lo digo porque en los países del primer mundo un niño que nace es un tesoro, que es cuidado no sólo por sus padres sino también por el Estado, que representa a toda la sociedad y que se hace responsable de una vida nueva, que es garantía de permanencia -en el tiempo y en espacio- de una nación, una cultura, una historia, una sensibilidad, de una cosmovisión- apuntó.
Esto no ocurre en países como Venezuela. Aquí la infancia deambula -hambrienta y desnutrida- por las calles de todos los pueblos y ciudades. Expuesta a los innumerables peligros de la violencia, que ha invadido hasta el más apartado asentamiento que congregue cualquier grupo de seres humanos. Allí los más vulnerables son los niños, golpeados y ultrajados por la violencia intrafamiliar, que se intensifica con la pobreza en la que subsiste la mayoría de los venezolanos.
La exclusión social del niño:

Esa niñez expulsada de lo que no se puede llamar familia, sólo tiene a la calle como único refugio.
Allí los vemos -amenazados y amenazantes- expuestos a las maldades y perversiones que la delincuencia adulta les tiene reservada en ese inframundo del crimen, donde los niños excluidos son usados para cometer todo tipo de delito. Se ven obligados a ser receptores de lo más atroz para obtener un plato de comida, los someten a adicciones de las que nunca podrán salir, los enseñan a robar, a traficar, prostituirse y a asesinar, porque ellos son inimputables. Cuando dejan de ser útiles son desechados sin la más mínima consideración. Nunca sabremos cuantos niños han sido sacrificados en el submundo del delito, uno de los más florecientes en estos tiempos de revolución socialista. Porque ni siquiera existe una estadística que permita conocer el número de asesinatos en esa franja etaria, abandonada y desechada por todos.
Agregó que es una niñez desamparada, cuyo presente es la desesperanza y la indefensión, que no tiene futuro en un ex país que no garantiza su alimentación, su salud y mucho menos su educación.
Hoy las aulas de toda Venezuela son un vacío total: sin alumnos y sin maestros. Vale decir, una generación que no tuvo oportunidades y que no podrá serle útil a la sociedad. Armando Gruber / FOTO: REFERENCIAL