No hay paz para la Vinotinto

0
40

Me gustaría cambiar de tema, escribir sobre Lionel Messi, Neymar y Cristiano Ronaldo como los finalistas del Balón de Oro o sobre la final del Torneo Adecuación entre Deportivo La Guaira y Zamora, pero se me hace imposible. No hay paz para la Vinotinto, con una crisis que crece semana a semana.

Ya la semana pasada, en el artículo «Ratificado Sanvicente… ¿Y ahora qué?» (http://www.eluniversal.com/opinion/151127/ratificado-sanvicente-y-ahora-que) considerábamos obligatorio que Noel «Chita» Sanvicente construyese puentes para cerrar la brecha abierta con los jugadores. La necesidad de negociación se reforzó aún más tras la carta pública firmada por quince jugadores (Tomás Rincón, Oswaldo Vizcarrondo, Salomón Rondón, Roberto Rosales, César González, Luis Manuel Seijas, Franklin Lucena, Grenddy Perozo, Josef Martínez, Juan Falcón, Nicolás «Miku» Fedor, Gabriel Cichero, Ronald Vargas, Alejandro Guerra y Christian Santos), quienes exigían la salida de la actual directiva de la Federación Venezolana de Fútbol, comandada por Laureano González, para seguir vistiendo la camiseta vinotinto. Sanvicente respondió posteriormente con una nueva carta, llamando a la calma e incluso mostrándose dispuesto a renunciar si ello contribuía a normalizar las cosas, y anunció que después del 6-D ofrecería una rueda de prensa.

 

No imaginábamos hace siete días el nefasto manejo de la crisis de Laureano González, presidente encargado de la FVF. Cuando la negociación era imperativa, eligió la confrontación. Sus palabras a la prensa, lejos de ofrecer soluciones, han extendido las llamas en el incendio que consume a la Vinotinto.

 

Primero, insinuó que había un complot contra Sanvicente, lo que derivó en la comunicación de los jugadores. Después, cuando Sanvicente ya había respondido tratando de apagar el fuego, el dirigente puso en duda firmas en carta suscrita por los quince; es decir, vino a decir que un tipo como Tomás Rincón, quien se ha ganado el respeto de todos, es un mentiroso. ¿Cómo no van a generar disgusto entre los futbolistas unas declaraciones como las que hizo Laureano González?

 

Espero, por el bien de nuestro fútbol, que el cuerpo técnico tienda puentes a los jugadores -la carta abierta de Sanvicente puede ser una primera señal- y que estos decidan cruzarlos. Y espero, sobre todas las cosas, que en la FVF se empiece a manejar la situación con mayor responsabilidad. Hay tiempo para normalizar el clima alrededor de la selección nacional, pero será imposible si se quiere acabar con la hoguera usando gasolina en lugar de agua.

 

La situación actual es producto de una larga cadena de errores. Se equivocó Sanvicente cuando dijo en rueda de prensa que no sentía «apoyo» de los jugadores, se equivocó Laureano González y, finalmente, se equivocaron los jugadores cuando piden renuncias o destituciones. Tienen todo el derecho del mundo a responder a las acusaciones lanzadas contra ellos, pero una cosa es dejar una posición clara y otra muy diferente es condicionar su presencia en la selección nacional a la salida de tal o cual persona de tal o cual cargo. Sienta un precedente peligroso. Sí hay espacio para la negociación, aunque la crisis esté en ebullición. Lo que no hay es espacio para nuevos errores.

@EsRojas