No hay prisa

0
100

Detroit.- Cuando los Tigres dieron un reinicio a su roster, eso no fue motivo para también hace un cambio radical a la estrategia de la rehabilitación del inicialista venezolano Miguel Cabrera.

Detroit está avanzando con cautela ahora que sus posibilidades de jugar en octubre siguen disminuyendo. Las esperanzas de los felinos para ser contendientes y agregar refuerzos antes de la fecha límite de cambios dependían del regreso de Cabrera a mediados de agosto.

Cuando los Tigres decidieron cambiar al cubano Yoenis Céspedes, al mexicano Joakim Soria y al abridor David Price la semana pasada, el plan cambió.

«Después de todos los canjes, las cosas han cambiado», explicó Cabrera. «Ahora me tomaré mi tiempo para tratar de estar en salud. No me apresuraré. Volveré cuando mi cuerpo me diga que puedo hacerlo».